El conejo como mascota


El conejo (Oryctolagus cuniculus).

Los conejos, a diferencia lo que cree la gente, no son roedores sino largomorfos (Lagomorpha), es decir, del orden perteneciente a los mamíferos placentarios donde se incluyen los conejos y liebres.

El promedio de vida de un conejo es de entre 8 a 10 años y la madurez sexual se alcanza entre las 16 a 24 semanas de vida y son animales que podemos tener como mascota.

Las diferencias básicas son los dientes, su alimentación, la forma de sus labios, sus orejas, sus extremidades y su cola, entre otras.

Características del conejo y principales diferencias con los roedores:

  • Los dientes: los dientes de los conejos son de raíces abiertas, esto significa que crecen constantemente. Tienen 6 incisivos, un par abajo y dos arriba. Los de arriba están dispuestos unos detrás de otros. Los incisivos que están detrás de los que se ven son más pequeños y delgados pero crecen continuamente como los demás dientes del conejo. Los roedores sólo tienen 4 incisivos, dos arriba y dos abajo.

  • La alimentación: un conejo es herbívoro estricto, es decir, que su dieta se basa en hierbas, heno y vegetales variados principalmente. En cambio, los roedores pueden comer casi de todo.

  • Los labios: la forma de los labios de los conejos y liebres es leporina, es decir, están separados en dos. Esto puede verse de manera menos marcada o no existe en los roedores.

  • Las orejas: como bien conocemos las orejas de los conejos y liebres son grandes y largas, en los roedores por lo general son pequeñas y redondeadas.

  • Las extremidades y cola: las patas de los conejos están cubiertas de pelo, al igual que su cola, en cambio en los roedores éstas no tienen pelo.

Necesidades básicas:

conejo-campo

  • Alojamiento: siempre es bueno que las jaulas sean cuanto más grandes mejor, esto se debe a la necesidad de hacer algo de ejercicio, claro que si el animal dispone de un sitio donde poder ejercitarse como un jardín o incluso de dentro del hogar, la jaula que necesitará será más pequeña. Deben tener un espacio adaptado para el descanso del animal, uno para el comedero o dispensador de heno y el agua, pero deben estar lo suficientemente alejados de donde realizan sus deposiciones, para evitar una exposición constante al amoníaco de la orina y las heces.

  • Sustrato del piso: el sustrato del suelo debe ser siempre sin polvo, lo mejor es utilizar productos absorbentes y no tóxicos y que no vengan coloreados. En el comercio existen gran variedad como el serrín que puede ser suelto o venir en pellets ( palitos prensados) o virutas de maderas aptas para este uso, también podemos encontrar lechos de mazorca de maíz, el heno , la paja, bolitas de papel reciclado, lo que no recomendamos nunca es el sustrato de las cajas de arena de gatos porque tienen polvo que al cavar el conejo le podría irritar las vías respiratorias y los ojos, lo que los volvería más propensos a sufrir infecciones o alergias y además este tipo de piedras no mantiene la forma de las heces, lo que nos podría ocultar síntomas de problemas digestivos.

  • Comederos y bebederos: siempre se recomiendan los bebederos de botella, lo que le proporcionará a nuestra mascota agua fresca y evitaremos así que el lecho de la jaula se moje, reduciendo también la frecuencia del cambio del sustrato. Hay que tener en cuenta que tienden a volcar los recipientes, sean de agua o comida, por lo que el comedero también debe estar asegurado para evitar el esparcimiento de la comida por el recinto y su consiguiente pérdida, ya que no lo comerán. Y para el heno se puede adicionar una cesta o rejilla dispensadora para evitar que lo desparramen.

  • Conejera: es el espacio que utilizará el conejo para descansar y sentirse protegido si algo lo asusta, lo adecuado es que sea del tamaño suficiente para que pueda estar cómodo. El sustrato puede ser el mismo que el del resto de la jaula o poner un poco de paja dentro.

La alimentación:

conejo-comiendo

Habitualmente la causa de las enfermedades en los conejos mascotas es una alimentación inadecuada, aquí os daremos los tres pilares básicos de su dieta.

  • El heno: puede ser de gramíneas o de alfalfa llevar diente de león o cualquier otra combinación de ellas, lo importante es que esté disponible ad libitum.

  • Verduras, hojas y hierbas frescas: se pueden ofrecer verduras de consumo doméstico como hojas de zanahoria, de remolacha, de coliflor, de nabo, col, acelga, perejil, apio, escarola, alcachofa o coles de Brucelas. Se pueden dar cantidades moderadas (cada 2-3 días) de lechuga, espinacas, zanahorias y otras hortalizas. Se pueden recolectar hierbas silvestres como trébol, diente de león, etc.

    Suele pensarse que la verdura provoca diarrea, pero esto no es correcto, lo que debemos hacer es introducir en la dieta paulatinamente las verduras y de forma variada.
    Los conejos que tienen acceso a vegetación natural eligen instintivamente las hierbas adecuadas para su dieta.

  • Pienso granulado: el pienso debe ser sin cereales ni semillas añadidas, puede estar disponible ad libitum en conejitos en crecimiento, pero sólo hasta los 6 meses, a partir de esa edad se les ofrecerá como a los adultos , racionado incluso pudiendo eliminarse de la dieta, si se deja la cantidad diaria de pienso no debe superar el 2-3% del peso del animal, lo que equivale a una cucharada sopera rasa por kilo de peso.

    La dieta no la debemos basar nunca en piensos con mezclas de semillas, cereales y otros añadidos aunque sea lo más habitual de encontrar en el mercado. Los conejos por naturaleza necesitan una dieta baja en energía y rica en fibra. Los que podemos encontrar no suele tener los componentes básicos necesarios, ni en el porcentaje adecuado para nuestra mascota, por ejemplo: el contenido de fibra suele ser inferior al 18-24% que es lo recomendado, favoreciendo los problemas de hipomotilidad gastrointestinal, y el de proteínas suele ser superior al necesario que es entre el 12-16%, predisponiendo a la obesidad.

  • La adición de cereales y semillas no es necesaria para la dieta, responde más a fines comerciales que nutricionales, pero debemos tener en cuenta que el consumo selectivo de cereales provoca descalcificación ósea y enfermedad dental adquirida.

    No debemos olvidar en restringir al mínimo o evitar por completo los alimentos ricos en hidratos de carbono como fruta, pan, cereales, o golosinas comercializadas para conejos.

    Otro dato importante, más aún cuando los conejos son pequeños, es evitar los cambios bruscos en la dieta, porque son muy sensibles y puede llevarles a sufrir unas diarreas agudas muy fuertes. Los cambios siempre deben realizarse de manera progresiva.

    Medio ambiente, costumbres y salud:

    conejo-durmiendo

    Por lo general se adaptan bien a las condiciones medioambientales en las que se encuentran cómodos, la colocación de calefacción o iluminación adicional no es necesaria. Es importante que recordemos que los conejos regulan su temperatura corporal por disipación del calor a través de la piel de las orejas (de ahí su tamaño), siendo totalmente incapaces de sudar o jadear, haciéndoles especialmente sensibles a los golpes de calor por recalentamiento en temperaturas superiores a 30-35ºC. Por lo que en verano debemos tener especial cuidado en dejarlos a la sombra o en sitios bien ventilados o dentro de casa donde puedan tener una corriente de aire que ayude a refrescarlos.

    Los conejos son animales que tienen más actividad al amanecer y al atardecer o la noche, pero pueden adaptarse a nuestros hábitos que son más diurnos. Deben tener la oportunidad de deambular por la casa para realizar ejercicio, pero no se los debe dejar libertad absoluta en el hogar, porque tienen tendencia a mordisquear todo lo que encuentran para saber si es comestible o no, lo que puede llevar a que sufren lesiones de gravedad si muerden cables eléctricos.

    Los conejos son fáciles de mantener y tienen pocos requisitos especiales. Tienen un aseo continuo muy similar al de los gatos lo que pueden hacer que ingieran grandes cantidades de pelos, por lo que pueden formar con facilidad tricobezoares (bolas de pelo). Una manera de evitarlos es cepillarlos diariamente, durante los períodos de mudase les puede administrar malta, pero algunas tienen mucha azúcar por lo que es recomendable consultar con el veterinario, antes de administrar. En las visitas al veterinario es recomendable la revisión de todos sus dientes, porque pueden necesitar que los recorten o limen según sea el caso.

    Como el resto de las mascotas necesitan sus vacunas, una desparasitación externa adecuada para su especie, ya que si damos productos no estipulados para conejos podemos causarles una intoxicación grave que puede llevarlo a la muerte, por lo que siempre es importante seguir las recomendaciones del veterinario.

    Las vacunas más habituales para un conejo son Mixomatosis y Enfermedad hemorrágica Viral, también existe la vacuna contra la Pasteurella spp. y la clostridiosis aunque estas se suelen usar en animales de riesgo .

    Para un buen control de su salud las visitas al veterinario deben ser por lo menos una vez al año…como en el resto de mascotas, porque no hay nada mejor para la salud que prevenir.

    foto-fernanda

    Lda.: Fernanda Gallastegui Ante.
    Veterinaria Col.: B-3643 (Premià de Mar)

    diciembre de 2014

    El conejo como mascota es un consejo para Pequeños Mamíferos, y habla sobre Temas generales.


    iLife Aspirador