Por qué los conejos dan patadas al suelo


Cómo cuidar un conejo enano

Podríamos deducir que es una expresión de alegría, pero la realidad es muy diferente

¿Recuerdas la película Bambi? En ella, el conejo Tambor golpeaba el suelo con sus patas. Esa imagen quedó grabada en la mente de muchos niños. Pero, ¿sabemos por qué los conejos dan patadas en el suelo? ¿A qué responde esta actitud?

Por la película, podríamos deducir que es una expresión de alegría, pero la realidad es muy diferente. Los conejos patean el suelo cuando están enfadados. Es una reacción, una manifestación de su cabreo. De hecho, la expresión “pataleta” proviene de ahí.

Si tienes un conejo en casa, es importante conocer a fondo las causas que motivan su comportamiento. Solo si sabemos las razones de su actitud podremos ponerle freno o, al contrario, incentivar y reforzar su buen comportamiento. En el caso concreto de los conejos que dan patadas al suelo, como hemos visto, la razón se encuentra en un enfado. Si averiguamos por qué se ha enfadado nuestro conejo, estaremos muy cerca de atajar estas pataletas.

Por normal general, un conejo se enfada porque está a disgusto con su entorno: jaula o madriguera, alimento, etc.

Si queremos tener una mascota feliz, contenta, y evitar que dé patadas al suelo, debemos cuidar todos estos aspectos. A continuación te damos unos consejos para que tu conejo sea feliz.

Consejos para que tu conejo sea feliz

conejo

Comida

“Dame pan y llámame tonto”. Con la panza llena todo nos parece mejor. Con los conejos pasa lo mismo. Cuida su alimentación y lo tendrás contento. Un conejo sano y feliz debe comer verduras (al menos tres tipos diferentes) en cantidad suficiente. Las verduras frescas les encantan. Verás cómo su humor cambia.

Heno

El heno nunca puede faltar en la dieta de nuestro querido conejo. No solo es beneficioso para su sistema digestivo, también lo es para sus prominentes dientes ya que el heno evita que crezcan desproporcionadamente.

Comida seca o prefabricada

Este tipo de comida no es la ideal. Intenta no darle mucha. Puedes ofrecérsela como recompensa, como premio a su buena conducta. Así, lograrás mejorar su dieta y salud y, al mismo tiempo, reforzar su buen comportamiento. Recuerda que un conejo contento da menos patadas.

Agua

Los animales prefieren beber agua de fuentes naturales. El agua de un manantial siempre será más fresca y saludable que la estancada. En casa, esto puede ‘simularse’ con un bebedero. Al circular el agua continuamente, está más oxigenada y fresca. El conejo la beberá con mayor fruición.

Jaula-madriguera

No escatimes en su jaula. Intenta que sea lo suficientemente grande como para que tenga espacio de sobra y no se sienta agobiado. Debe sentirse en su jaula como si estuviera en una madriguera en el campo, incluso debe poder pasearse. Los conejos son animales inquietos, activos y necesitan espacio vital. Como referencia, para un conejo adulto, la jaula debería medir como mínimo un metro.

conejo

Su WC

Si no quieres que haga sus necesidades en cualquier sitio pero, al mismo tiempo, tenerlo contento (recuerda que queremos un conejo feliz para evitar sus pataletas), te recomendamos que le acostumbres a que las haga en la jaula. Para ello, coloca sustrato donde suela hacerlas y deposítalo en su jaula. De esta manera entenderá que debe orinar y defecar ahí.

Juegos

Si quieres disfrutar de un conejo feliz, juega con él desde que es una cría, un gazapo. Son animales muy juguetones y divertidos. Intenta dedicarle tiempo ya que lo que viva y aprenda de chiquitín lo manifestará de adulto. Un gazapo bien atendido crecerá feliz y se convertirá en un conejo cariñoso. Dale amor y cuidados y te los devolverá con creces. Es cierto que pueden mostrar su enfado pateando el suelo o mordisqueando aquello que no deben, pero si reciben tu cuidado y atención, crecerán tan felices como Bugs Bunny con una zanahoria.

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:

foto-vicente

Vicente Zaragozá
Periodista y responsable de comunicación


Recibe todos los consejos cómodamente en tu correo

¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar