Terrarios para arácnidos


Araña-tarantula-1328610070_14 (1)

El terrario debe ser como mínimo del doble del tamaño del animal y lo más importante es que esté bien cerrado para evitar sustos

Te pueden encantar las tarántulas, las arañas y los escorpiones pero lo que seguro que no te gustaría nada de nada es despertarte con uno de estos simpáticos bichitos en tu cama. O como cuando en una película de terror los buenos van en busca del asesino que acaba de caer por la ventana y ha desaparecido… Levantarte y ver el terrario vacío debe crear una sensación fuerte de angustia y miedo. Para que puedas dormir tranquilo por la noche te contamos cuáles son los mejores terrarios para arácnidos.

En las tiendas de mascotas o a través de Internet encontramos un sin fin de tipos de terrarios para arácnidos. En cualquier caso, se trata de pequeños invernaderos hechos de plástico, vidrio o madera que adornaremos con distintos accesorios dependiendo de las necesidades de nuestra mascota.

Como en el Caribe

El terrario debe tener las condiciones de humedad, temperatura e iluminación propios de los climas tropicales y que son claves si en el terrario vamos, por ejemplo, a alojar un reptil. Dependiendo del ‘bichillo’ regularemos la luz y la temperatura.

El tamaño sí importa

Sea lo que sea que alojemos en el terrario, éste debe ser como mínimo del doble del tamaño del animal y a partir de ahí lo adornaremos con vegetación, palos, piedras, sustrato… El tamaño mínimo suele ser de treinta centímetros.

Bueno, bonito, barato y funcional

Adornar un terrario no es como colgar bolas en un árbol de Navidad, ¡a lo loco! No, debemos colocar el número justo para que la mascota no se sienta agobiada y pueda andar libremente. Le ofreceremos un lugar para que pueda resguardarse, para los momentos de soledad y si vas a poner cactus acuérdate de quitarles las espinas.

Las ramas de los árboles y las hojas secas sirven para que pueda esconderse, hay que tener en cuenta cómo lo colocamos, piedras son muy socorridas. También se pueden añadir plantas, fibra de coco y sustrato en general.

Si vas a tener una araña, coloca también palitos y ramas para que pueda construir sus telas. Si el terrario va a estar a temperatura ambiente, hay que procurar ventilación, que no las corrientes de aire. El suelo, mejor que sea de tierra de unos siete centímetros de espesor, para que pise blandito.

Lo más importante es que esté bien ventilado y también bien cerrado porque las arañas son unas maestras del escape y mejor evitar sorpresas…

En cuanto al bebedero, lo más simple triunfa. Coloca un cuenco con agua fresca y cámbialo a diario. La dieta se basa en alimento vivo, recuerda tomar ciertas precauciones a la hora de alimentar a una tarántula.

Humedad que no humedal

Lograr la humedad adecuada al animal es algo relativamente sencillo. Bastaría con mojar levemente el sustrato del terrario como mínimo una vez a la semana. Para controlar los niveles de humedad podemos utilizar un higrómetros, aunque no son 100% fiables.

Lo más importante a tener en cuenta con el tema de la humedad es que el agua no caiga directamente sobre el terrario ni sobre el animal.

Sol y sombra

Quizá sea lo más complicado de conseguir: que una parte del terrario sea más cálida y otra más fría. Para lograrlo se puede colocar una manta térmica bajo el terrario o en la pared trasera, en ningún caso debe superar el 40% de la superficie total del mismo. En verano no es necesario colocar ningún sistema de calefacción y con un simple termómetro podemos controlar esa temperatura.

Los terrarios son un poco como los acuarios o como los novios guapos de nuestras amigas, se miran pero no se tocan. Lo que sí podemos mantener son las condiciones óptimas para que nuestra mascota viva feliz y tenga todas sus necesidades cubiertas. Si la cuidas bien y alguna vez se escapa por la noche… Lo mismo se porta bien contigo.

foto-iratxe
Iratxe Comas Quintero
Periodista, blogger y community manager


Recibe todos los consejos cómodamente en tu correo

Identifíca a tu Mascota


¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar