Cómo cuidar a un camaleón


chameleon-384957_640

Independientes y solitarios el estrés puede matarlos

El camaleón es la anti-mascota. El concepto de mascota se asocia con animal de compañía. Un animal que podemos tocar, coger, jugar, que nos mira… El camaleón es un animal solitario y extremadamente territorial. Compartir espacio con otro compañero puede matarle, literalmente, de estrés y requiere tener siempre alimento vivo. Entonces, ¿Cómo cuidar a un camaleón?

Antes de comprar tu camaleón, elige mejor uno que haya sido criado en cautividad. Los Chamaeleo calyptratus y Furcifer pardalis son dos de las especies más fáciles de cuidar y también son las más espectaculares. Los camaleones que vienen de granjas criados en semi-libertad suelen venir con gran cantidad de parásitos internos que se reproducen a la velocidad de la luz y además suelen venir muy estresados.

Comida que sale corriendo o volando

Los grillos son el alimento favorito de los camaleones. Las tiendas de mascotas ofrecen distintos tipos como los ‘grillos cargados’ que son grillos gourmet, alimentados de forma especial para ayudar al reptil a conseguir sus nutrientes. También los hay recubiertos de calcio.

Las moscas de la harina, polillas, saltamontes, gusanos… Son otras ‘delicatesen’ para tu camaleón. Éstos también los puedes comprar en una tienda o si tienes un jardín puedes convertirte en el nuevo Félix Rodríguez de la Fuente y dedicarte a la caza de insectos para tu mascota.

El agua no debe faltar. Rocía con agua las plantas del terrario para que las pueda ir lamiendo o coloca una catarata en su terrario, además quedará muy bonita.

Como lagartos al sol

Camaleón2

Seguro que has oído la expresión de tumbarse como lagarto al sol. A los camaleones les encanta tomar el sol y es que se trata de una forma de absorber la vitamina D que su cuerpo necesita. Son muy amigos del calor. En el terrario debes tener un termómetro para controlar la temperatura que siempre debe oscilar entre los 29 y los 33 grados. Son necesarias las lámparas calentadoras para que el animal no tenga frío.

Si no te atreves a sacarlo al Sol, coloca una luz UVA, la de los rayos, pero asegúrate que no sea un fluorescente y que sea un foco.

La humedad es otro de los aspectos a tener en cuenta en la vida de nuestro curioso amigo. El terrario debe mantenerse a una humedad del 85%. Hay que proteger el suelo del terrario para que la humedad no se pierda.

Una casa en primera línea de sol

A la hora de colocar el terrario la ubicación es fundamental. Debemos pensar un lugar donde llegue la luz del sol directa y en verano se pueden colocar al aire libre. Es mejor que sea más ancho que largo porque ellos se sienten más cómodos y son muy parecidos a los acuarios.

Debe contar con ventilación para que podamos asegurar las condiciones de temperatura y humedad adecuadas y sobre todo para que el aire no se estanque. Una mala ventilación es un foco de enfermedades. La mayoría son los que tienen paredes de vidrio.

Después podemos amueblarlo con plantas trepadoras para que puedan escalar, ramas y una piedra lisa que pueda usar para secarse en época de muda.

Quiéreme un poquito

Cada camaleón tiene su personalidad y a algunos les gusta que los tengan en las manos y a otros no. Es recomendable que a la hora de darle de comer, le des el alimento con la mano, así se irá familiarizando con ella y no será tan agresivo contigo. Eso sí, nunca lleves algo rojo, este color les estresa como cuando salta una última hora en una redacción.

No esperes verle correr, el camaleón es el animal más perezoso. Su forma de caminar es lenta y puede permanecer inmóvil mucho tiempo. Poco sociable, solitario y extremadamente territorial hasta con el humano. Cuando vaya teniendo confianza y tras algún que otro ‘mordisquito’ puedes lograr que acabe confiando en ti y hasta se te suba por los hombros.

foto-iratxe
Iratxe Comas Quintero
Periodista, blogger y community manager


¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar