El perro más caro del mundo


Mastín tibetano

El perro más caro del mundo actualmente es el mastín tibetano y cuesta aproximadamente 2 millones de dólares

¿Por cuánto dinero venderías a tu perro? Por nada del mundo, ¿verdad? Seguro que tu perro no tiene precio y no lo cambiarías ni por todo el oro habido y por haber pero sí, algunos perros y otros animales tienen un precio y algunos de éstos son desorbitados.

Un perro de 2 millones de dólares

En 2014 un multimillonario chino pagó 1,9 millones de dólares por un cachorro de mastín tibetano y se convirtió en el perro más caro del mundo que además, se ha puesto de moda entre las más altas clases sociales chinas.

De melena rojiza, también son conocido como mastín tibetano rojo, siendo un cachorro ya pesa 90 kilos y su apariencia es la de un león. Otro de la misma raza ya fue vendido por 1,6 millones de dólares un año atrás.

Mastin tibetano

Se les llama el ‘perro de oro’ y se han puesto tan de moda que los millonarios prefieren tener este perro antes que comprarse un coche o joyas, aunque quien puede pagar dos millones por un perro seguro que no le falta para pagar un coche…

El mastín tibetano

El mastín tibetano procede de la cordillera del Himalaya en China. No existen muchos ejemplares de esta especie lo que hace a este perro más especial. De hecho, se cree que en Reino Unido no hay más de 300 perros de este mastín tibetano rojo.

Cachorro Mastin Tibetano

Se trata de un perro guardián. Durante siglos ha sido guardián de templos religiosos y protector de las aldeas. Los machos de esta especie son muy apreciados ya que su pelaje y su tamaño les confiere el aspecto de un león.

Su capa de grasa y pelo en todo su cuerpo hace que soporten bien las bajas temperaturas y la nieve. Son perros hechos para soportar el frío y se han convertido en una parte de la cultura tibetana.

Dicen que el mastín tibetano fue el primero de las llamados razas de perros de montaña. Tiene un ladrido muy peculiar y potente, no se parece al ladrido de ninguna de las otras razas de perro y esta característica es muy apreciada por los dueños del mastín tibetano.
Además de ser un perro guardián también es juguetón. Se trata de un perro activo que nunca dirá que no a un juego. Se recomienda a quien tenga o quiera tener un perro de esta raza tenerlo desde cachorro para que el perro se acostumbre a su humano y a su compañía.
Es un perro muy musculoso y de tamaño grande. Su nariz es achatada y las orejas tienen forma triangular.

Puntos débiles del mastin tibetano

Debido a su gran tamaño, son perros que suelen sufrir problemas de cadera y sus articulaciones también son muy sufridas. Los ojos son muy sensibles en esta raza de perros. Hay que tener especial atención al oído ya que son tendentes a las infecciones.

Carácter del mastín tibetano

Son perros muy inteligentes y de fuerte carácter por lo que se debe sociabilizar correctamente desde que es un cachorro. También es importante enseñarle a interactuar con otros perros.

Mastín tibetano

Tiene muy buena memoria. No es una de las razas de perro más cariñosas. Es más, su carácter le hace ser distante e independiente aunque a su dueño si le premiará con más muestras de afecto.

Si antaño se trataba de un perro que cuidaba los templos hoy se ha convertido en todo un perro guardián de la casa y protector de la familia. Necesita ejercitarse muchísimo y aunque con la familia es muy cariñoso no siente especial afecto por los niños.
Historia del mastín tibetano

¿Y cómo un perro que vivía y cuidaba de los templos en el Tíbet llegó hasta aquí? Pues dicen que el primer ejemplar de mastín tibetano en llegar a Europa fue allá por 1847 como regalo para la reina Victoria por Lord Harding, por aquel entonces virrey de las Indias.
Tener un mastín tibetano no está al alcance de cualquier bolsillo y tampoco será una de esas razas de perros que te encuentras en una protectora. De cualquier manera apostamos porque el perro más caro del mundo es el tuyo porque simplemente… No tiene precio.


Recibe todos los consejos cómodamente en tu correo

¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar