Tipos de arena para gatos


¿Cuántos tipos de arena para gatos conoces? ¿Sabes cuál es la mejor? En este artículo te contaremos los diferentes tipos de arena para gatos entre los que puedes elegir: arena de sílice, aglomerante, biodegradable… Y te daremos algunos consejos para no equivocarte.

El gato es uno de los animales más elegantes. Los felinos son pura poesía en movimiento. Además, como mascota apenas requiere cuidados, más allá de estar pendiente de que no le falte comida, bebida y que lleve al día su cartilla veterinaria.

Uno de los aspectos en los que sí debemos prestar atención es en conseguir la mejor arena para gatos posible. No es tarea fácil. En el mercado existen decenas de tipos de arena para gatos: arena de sílice, aglomerante, ecológica, convencional… Decidirnos por una no será fácil. Un gato que no se siente cómodo con la arena, no hace las deposiciones adecuadamente y estará a disgusto.

Elegir la mejor arena para gatos

Los gatos, por naturaleza, no están acostumbrados a defecar en un lugar concreto. En estado salvaje campan a sus anchas y depositan sus excrementos donde les viene en gana. Desde que el hombre lo ha domesticado y acogido en su hogar el gato ha debido adaptarse a su nuevo hábitat. De la libertad ha pasado al confort del hogar humano, y uno de los puntos donde puede haber fricción es en su aseo. Sabemos que la caja de arena para gatos debe estar siempre limpia, de lo contrario, nuestro michino la rechazará. Un arenero en malas condiciones, sucio, molesta a nuestro exquisito compañero. Pero más allá de esta norma higiénica básica, debemos preocuparnos por encontrar la mejor arena para gatos.

El primer instinto de un cuidador de gatos novato al oír la expresión “arena para gatos” es bajar a la playa, o a la obra del edificio de enfrente y hacerse con un saco de esa arena. ¡Error! No vale cualquier arena. La mejor arena para gatos debe cumplir una serie de características: generar poco polvo, absorber la humedad, facilitar la eliminación de las deposiciones… La variedad en el mercado es inabarcable, pero en este artículo vamos a intentar contaros los mejores tipos de arena para gatos, sus ventajas e inconvenientes.

Tipos de arena para gatos

arena para gatos

Arena para gatos convencional

Esta arena para gatos tiene más inconvenientes que ventajas. Está compuesta por sustrato simple, por lo que es la más barata y fácil de conseguir. Pero más allá de nuestra comodidad o nuestro bolsillo, buscamos que nuestro gato esté contento, ¿verdad? Pues no lo estará, ya que esta arena genera mucho polvo, hay que renovarla a diario y dura mucho menos que el resto de arenas para gatos.

Arena para gatos aglomerante

La arena aglomerante es una de las más populares por su relación calidad-precio. Se trata de arena mezclada con bentonita, una arcilla aglomerante. Es sencillo reconocerla porque cuando el gato orina se forman unas bolas compactas que nos facilitan la desagradable tarea de recogerlas y desecharlas a la basura. Dura más que la arena convencional: podemos dejarla hasta una semana, siempre y cuando vayamos retirando los excrementos a diario.

Entre sus inconvenientes podemos destacar que, al compactarse, a veces lo hace también en el fondo del arenero dejando unos restos de suciedad bastante desagradables.

Algunas marcas añaden perfume a esta arena, pero esto no siempre agrada a los gatos, muy sensibles a los olores. Otra pega de esta arena es que es muy fina y al moverla puede producir polvo.

Arena para gatos de sepiolita

Otro tipo de arena para gatos es la elaborada con sepiolita. La sepiolita es un mineral de gran capacidad absorbente y barato. Pero no todo son ventajas: genera polvo, su vida útil es corta y no acaba de absorber bien el olor, por lo que nos veremos obligados a protegernos durante la tarea de recogida de las heces y orina, ya que éstas desprenden gases que pueden llegar a ser tóxicos.

Arena para gatos de sílice

La arena de perlas de sílice es una de las mejores arenas para gatos. El sílice es una arena sintética de silicato de sodio. Quizá recuerdes haberla visto en alguna tienda especializada. Es muy reconocible porque está compuesta por pequeños cristales blancos y azules (sus colores más comunes). La arena de sílice es muy absorbente, es aglomerante, no genera polvo y neutraliza muy bien el olor. Tiene una vida útil mucho más larga y no se queda pegada al fondo del arenero para gatos.

Permite separar fácilmente los excrementos del gato del resto de la arena. La arena de sílice para gatos tiene otra ventaja, cuando el michino orina sobre ella, su color blanco se convierte en amarillo, lo que permite detectar fácilmente cuándo está sucia.

El único inconveniente es que es un poco más cara que las anteriores, pero se amortiza fácilmente porque tiene una mayor duración. A algún gato no le gusta, pero en general suele tener muy buena aceptación y está considerada como una de las mejores arenas para gatos.

Arena para gatos ecológica

Esta arena para gatos está hecha a base de virutas de pino u otras maderas. Se llama ecológica porque algunas marcas emplean solo madera muerta de árboles caídos. No se tala ningún árbol para elaborarla y suelen estar tratadas para aumentar su capacidad aglomerante. Tanto los excrementos líquidos como los sólidos forman una masa compacta fácil de separar del resto de arena. Una de sus ventajas es que puede tirarse directamente al lavabo, ya que es biodegradable.

Esta arena huele a madera, algo que no todos los olfatos toleran.

Su principal inconveniente es que al tratarse de pequeñas virutas de madera, éstas suelen engancharse a las patas peludas de nuestra mascota. Así que prepárate a encontrar virutas de madera debajo del sofá, en la cama… Tampoco su precio es el más competitivo, por cierto.

Consejos para elegir la mejor arena para gatos

A la hora de elegir una buena arena valora que produzca la menor cantidad de polvo posible como la arena de sílice. Nuestros gatos son muy sensibles al polvo y éste podría irritar sus mucosas y ojos.

Fíjate también en que la arena no sea ni excesivamente fina ni demasiado gruesa. El tamaño de la partícula de la arena debe ser intermedio. Si es demasiado gruesa podría dañar las almohadillas de sus patas, y si es demasiado fina podría quedarse pegada a ellas.

Evita perfumes innecesarios en la arena. Puede que resulte agradable a nuestro olfato sentir que la caja de arena para gatos desprende aroma de talco pero hay muchos gatos a los que no les gusta. Podrían rechazar el arenero y buscar otro lugar para hacer sus deposiciones.

Esperamos haberte ayudado en la ardua tarea de elegir la mejor arena para tus gatos. ¿Cuál es la que utilizas habitualmente? ¿Estás valorando cambiar de arena? Cuéntanoslo. Tu experiencia podría ayudar a otros amantes de los gatos.




Ofertas en Amazon.es para tu mascota