Raza de perro SHAR PEI


Sharpei

SHAR PEI

Shar Pei

Descripción

El Shar Pei es un perro relativamente grande y musculoso, de tipo moloso, hocico ancho y piel con muchos pliegues. Su cabeza es maciza, con las orejas pequeñas y dobladas hacia delante. Su cola es de implantación alta y rizada. por su pelaje existen tres variedades: "de caballo" que es más duro, "de cepillo" que es más suave y "de oso" que es más largo (este último suele restar puntos en los concursos caninos). El color va desde el rojizo al negro con matices.

  Origen e historia del SHAR PEI

El Shar Pei (piel de arena) es una raza única. Está directamente emparentado con el lobo asiático junto a otros perros asiáticos. Ha existido por siglos en las provincias que rodean el Mar de China Meridional y al parecer su origen puede remontarse al Siglo II a.C. Originalmente eran perros más robustos y tenían la piel completamente firme. Muchos siglos después en Dah Let, en la provincia de Kwun Tung, se empezó a utilizar en combates de perros un ejemplar de talla mediana, mandíbulas potentes y piel suelta (para reducir así la gravedad de las mordeduras) que más tarde se conocería como Shar Pei. Con la llegada del maoísmo la raza estuvo al borde de la extinción hasta que los norteamericanos lo descubrieron, se hicieron con algunos ejemplares y empezaron a abrir criaderos. La popularidad del Shar Pei se disparó en 1980. En aquel momento los perros arrugados eran los más codiciados. Esto provocó que las características zootécnicas de la raza se resintieran y tanto la cría indiscriminada, como la búsqueda de tipos más populares estéticamente los volvió vulnerables ante muchos problemas. Hoy por hoy la situación está más controlada pero aun así conviene acudir a criadores de confianza para elegir un shar pei.

  Temperamento y comportamiento del SHAR PEI

El Shar Pei fue tradicionalmente un perro multiusos cuya función era ser perro de caza, de pelea, pastor y hasta guardián. Hoy en día es una popular y singular mascota cuya seña de identidad son sus característicos pliegues faciales. El Shar Pei requiere cierta actividad y necesita ejercicio, paseos, ocupación y juego. Son aptos para campo y ciudad y no les importa vivir en apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione actividad. En familia son perros muy inteligentes, sumisos, obedientes, mansos, fieles, equilibrados, tranquilos, independientes, afectuosos y silenciosos. Es ideal para estar con niños y no suelen tener problemas con otras mascotas con las que convivan. Por el contrario, es una raza dominante ante otros perros con los que podría llegarse a encarar. A pesar de su mansedumbre necesita un adiestramiento y socialización cuidadosos y a edad temprana; con firmeza, refuerzo positivo y cariño para poder tener un compañero fiable. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y ladrador.

  Salud y cuidados del SHAR PEI

El Shar Pei es una raza relativamente sana aunque su cría masiva ha perjudicado las características zootécnicas de la raza. Presenta ciertos problemas de salud específicos de carácter cutáneo y ocular (entropión), además de otras típicas afecciones comunes a todos los perros. Conviene, además, revisarle sus orejas regularmente para prevenir infecciones y hongos debido a la humedad que allí se acumula. Además, por sus características conviene tener limpias boca y ojos.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar especialmente su alimentación, no solo por el sobrepeso, sino también porque no tolera bien un exceso de proteína animal que podría perjudicar su salud además de provocarle alergias. Por último, respecto al mantenimiento de su duro pelaje es necesario que se le practique un cepillado regular para retirar los pelos muertos y mantenerlo sano y en buen aspecto. No conviene bañarlo más de una vez cada seis meses debido a su grasa corpórea que lo protege de infecciones y parásitos.