Raza de perro SALUKI


SALUKI

Saluki

Descripción

El Saluki es un lebrel mediano, muy atlético, cuya apariencia general es la de un perro elegante y simétrico, de gran velocidad y resistencia que aúna, equilibradamente, fuerza y actividad. Su cabeza es larga y estrecha, sostenida por un cuello largo, musculoso y flexible. Sus orejas son largas, caídas y móviles. Su estructura es apropiada para desarrollar velocidad y trabajo, con un pecho ancho para ser resistente, las patas delanteras largas y rectas y los muslos fuertes adaptados a los arranques de velocidad. Su pelaje es suave, de textura sedosa, con flecos plumosos en la parte posterior de las patas, cola y sobre la garganta, excepto en la variedad de pelo más corto. Los colores del manto son variados y pueden darse múltiples combinaciones de negro, canela, beige, blanco, crema y rojo.

  Origen e historia del SALUKI

El Saluki o lebrel persa es el descendiente directo del sabueso de rastreo visual del antiguo Egipto. Existen diversos tipos y variedades de pelo corto y largo y es que su área de difusión abarca todo el oriente Medio en donde históricamente han sido utilizados como sabuesos para cazar por persecución varios tipos de presa. Tradicionalmente el Saluki era un presente tribal y ni se compraban, ni se vendían, al tratarse de obsequios honorables. El primer estándar de saluki fue redactado en Gran Bretaña en 1923 y fue realizado de tal manera que pudiera cubrir todos estos tipos regionales de Saluki.

  Temperamento y comportamiento del SALUKI

El saluki o lebrel persa es un perro usado en actividades cinegéticas y como perro de compañía, concurso y guardián. Por sus características requiere una gran cantidad de ejercicio por lo que es más adecuado para la vida en las zonas rurales, donde tienen más posibilidad de salir al campo, o para familias activas (que no bulliciosas) con mucho movimiento y con espacio, aunque puedan llegar a adaptarse a la vida urbana y a la vida en apartamentos siempre que se les proporcione el ejercicio necesario. En la caza son perros espontáneos, resistentes, valientes, de aguda visión, veloces, de reacción impetuosa y brutal. Hoy por hoy son, sobre todo, usados para la caza de la liebre y el zorro. En familia son perros equilibrados, amables, afectuosos, sensibles, de fácil adiestramiento y algo reservados y nerviosos. Prefieren hogares tranquilos sin niños. Hacia otros perros son tolerantes pero tienen un impulso irrefrenable a cazar cualquier animal de talla pequeña. Se vuelven muy activos en el exterior y siempre están dispuestos al juego. Son igualmente estupendos guardianes. Por último, si se aburren, están encerrados o permanecen tiempo solos pueden volverse destructivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del SALUKI

El saluki o lebrel persa es una raza que no suele presentar problemas de salud, ni tampoco se le conocen enfermedades congénitas características salvo su propensión a las enfermedades psicosomáticas que conducen al estrés con consecuencias físicas especialmente en la piel. Dada su tipología son propensos en algunos casos a enfermedades óseas metabólicas, displasia de cadera y torsión de estómago. Asimismo conviene revisarle su pelaje y ojos para prevenir infecciones y sus orejas para que no se le acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Por último cabe decir que es una raza sensible a preparados químicos como anti-pulgas, anestesias, etc. por lo que en este sentido debe consultarse a un veterinario siempre.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte y saludable que no precisa de un gran mantenimiento además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional es necesario que pueda ejercitarse y jugar a diario y es preferible que tenga espacio donde moverse. Es necesario además que se le proporcione un lugar acolchado para dormir para evitar que le salgan callos y yagas, algo a lo que es propenso. Por otro lado, tras una salida al campo es conveniente que se le realice una inspección a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos (por ejemplo, garrapatas) en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse con esmero las patas y orejas. Por último, el mantenimiento de su pelaje corto es sencillo y basta con un cepillado semanal para retirar los pelos muertos.