Raza de perro PERDIGUERO ALEMÁN


PERDIGUERO ALEMÁN

Deutscher Wachtelhund

Descripción

El Perdiguero Alemán es un levantador de caza de tamaño mediano, más largo que alto, musculoso, noble y de fuerte osamenta. Su cabeza es aplanada y moderadamente ancha, con orejas de inserción alta y amplia, aplanadas, no gruesas y que le cuelgan llegando hasta la trufa. Su cola es larga, llevada como una continuación de la línea superior en forma recta o hacia abajo. Suele amputársele para evitar heridas por el roce. Su pelaje es fuerte, denso y ondulado, pudiendo ser rizado (Astrachan) o de pelo liso largo y siempre con una capa interna densa. En extremidades y cola presenta buenas plumas y frecuentemente forma una chorrera en el cuello (golilla). El color del manto varía entre el pardo uniforme, frecuentemente con marcas blancas o con un salpicado en el pecho y dedos; y el pardo (o rojo) ruano, de pelos pardos o rojos densamente mezclados con blancos.

  Origen e historia del PERDIGUERO ALEMÁN

La historia del perdiguero alemán o spaniel alemán (perro codorniz) comienza en el Siglo XIX pese a que en la literatura de cacería se comprueba que anteriormente ya existieron perros de caza tipo "Deutscher Wachtelhund". Uno de ellos era el stober, ya extinto a principios del XIX y algunos criadores se propusieron recuperarlo. De esta forma en 1834 se seleccionó un perro llamado Lord Augusta 1834 L procedente de Staufenberg para recrear esta antigua raza. El ejemplar fue cruzado con cockers spaniel y algunos perros autóctonos y el resultado fue el actual perdiguero alemán. En estas primeras décadas los resultados de la crianza estuvieron muy influenciados por Rudolf Friess que trató de evitar defectos consanguíneos por medio de cruzas programadas dentro de las distintas variedades de color. En la actualidad el spaniel alemán continúa siendo criado exclusivamente por cazadores para cazadores como perro de cacería de utilidad polivalente aunque sea un excelente perro de compañía. Desgraciadamente su número sigue siendo escaso incluso en Alemania.

  Temperamento y comportamiento del PERDIGUERO ALEMÁN

El perdiguero alemán o spaniel alemán (perro codorniz) viene siendo usado actualmente como señalador pero también como cobrador de pájaros abatidos, rastreador eficaz y polivalente que usa un ladrido continuo mientras rastrea, adaptándose bien a diversos ambientes: maleza, lacustres, agua o bosque tupido. Es también usado en menor medida como perro de compañía en su Alemania natal. Por sus características requiere por tanto una gran cantidad de ejercicio por lo que es más adecuado para la vida en las zonas rurales, donde tienen más posibilidad de salir al campo, o para familias numerosas y activas con mucho movimiento y espacio. Son perros tenaces en la caza, de fino olfato, seguros, con una constitución fuerte, muy resistentes, incansables y que disfrutan con el trabajo a las órdenes de un jefe. En familia son amables, obedientes, tolerantes, dóciles, de fácil adiestramiento, juguetones incansables, fiables con los niños y tranquilos con otros perros. Si se aburre o permanece tiempo inactivo puede, sin embargo, volverse muy destructivo y ladrador.

  Salud y cuidados del PERDIGUERO ALEMÁN

El perdiguero alemán o spaniel alemán (perro codorniz) es una raza que por lo general no presenta especiales problemas de salud salvo que algunos ejemplares pueden llegar a padecer problemas óseos como la displasia de cadera. Menos comunes son otras enfermedades genéticas gracias a la selección de la raza que se llevó a cabo en su origen. Conviene sin embargo revisarle sus ojos para prevenir infecciones, así como sus orejas caídas para que no se acumulen allí bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte, rústico y saludable que no precisa cuidados especiales más allá de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros y un entrenamiento físico diario para mantenerlo en forma. Por último, para el mantenimiento de su pelaje largo basta con cepillarlo cada dos o tres días y con más frecuencia en épocas de muda.