Raza de perro SETTER GORDON


Gordon setter

SETTER GORDON

Gordon Setter

Descripción

El setter gordon es un perro elegante y de rasgos que denotan velocidad como la longitud y agilidad. De constitución armoniosa y formas simétricas, es un perro alto y robusto. Su cabeza es más ancha que profunda, con el hocico largo y cuadrado, y las orejas largas, caídas y algo puntiagudas. Su cola es ahusada y plumosa. Su pelaje es abundante, largo y sedoso, siendo aún más largo y plumoso en patas, cola, pecho, parte inferior del cuerpo y orejas y más corto en la cabeza. Su color es negro brillante con manchas color rojo fuego, siendo características las manchas color fuego en las zonas superciliares de diámetro no mayor de 2 mm.

  Origen e historia del SETTER GORDON

Setter proviene del verbo inglés set, que en uno de sus significados hace referencia a la acción del perro de ubicar la presa. El setter Gordon es una raza desarrollada en Escocia a finales del Siglo XVIII para tal fin, es decir, para obtener un perro apto como señalador y cobrador de caza adecuado tanto para la caza menor de conejos y liebres, como sobre todo para la caza de aves mediante escopeta. Para su selección el duque de Richmond y Gordon, impulsor de la raza, usó perros de agua escoceses de colores negro y fuego y los perfeccionó mediante una rigurosa selección. El Kennel Club otorgó el apelativo 'Gordon' a la raza en 1924. Hasta ese momento estos perros eran conocidos como pointers de color negro y fuego. La raza fue llevada a EEUU por George Blunt y Daniel Webster en 1842, con la compra de dos perros de las perreras del duque Alexander IV de Gordon. El American Kennel Club la reconoció oficialmente en 1892. Hoy en día es una raza habitual en EEUU, Canadá y las Islas Británicas aunque pese a su elegancia no goce de la fama de los otros setters.

  Temperamento y comportamiento del SETTER GORDON

El setter Gordon es un perro usado hasta épocas recientes en las actividades cinegéticas, especialmente como perro de muestra y cobrador en tierra y agua, pero también para la caza del zorro y la caza menor. Hoy por hoy es sobre todo una mascota frecuente en Gran Bretaña aunque no suele gozar de la popularidad de sus otros parientes irlandeses e ingleses. Por sus características de setter requiere una gran cantidad de ejercicio por lo que es más adecuado para la vida en las zonas rurales, donde tienen más posibilidad de salir al campo, o para familias numerosas y activas con mucho movimiento y con espacio. Con todo y con eso son adaptables a la vida en apartamentos siempre que se les proporcione juego y actividad. En familia son perros vivaces, veloces, amables, afectuosos, tolerantes, dóciles, de fácil adiestramiento, fiables con los niños y tranquilos con otros perros. Si se aburren, está encerrados o permanecen tiempo solos pueden ponerse muy nerviosos y volverse muy destructivos y ladradores.

  Salud y cuidados del SETTER GORDON

El setter Gordon es una raza que puede presentar algunos problemas de salud en los huesos y articulaciones, debido a su desarrollo lento. Pueden darse casos de algunas otras afecciones genéticas como la atrofia progresiva de retina, que les puede causar ceguera, o más comúnmente la displasia de cadera. Asimismo conviene revisarle su pelaje y ojos para prevenir infecciones, así como sus orejas caídas para que no se le acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte pero además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros necesita que se le preste atención en varios aspectos. Conviene un entrenamiento físico diario para mantenerlo en forma y equilibrado. Son además propensos al sobrepeso por lo que hay que atender a su alimentación. Por último, para el mantenimiento de su pelaje largo basta con un cepillado cada dos días y con más frecuencia en épocas de muda.