Raza de perro SAN BERNARDO


San Bernardo

SAN BERNARDO

Sankt Bernhardshund (Bernhardiner)

Descripción

El San Bernardo es la raza más grande del mundo. Es un moloso musculoso, robusto, vigoroso, de proporciones armoniosas, de cabeza y mandíbulas poderosas y que cuenta en general con un aspecto noble. Sus orejas son bastante grandes y caídas, mientras que su cola es larga y alta. Existen dos variedades por su tipo de pelaje: la primera de pelo corto y la segunda de pelo largo, ambas con un pelaje áspero, liso y denso. El color del manto suele ser blanco con manchas canela, rojas, caoba y negras en distintas combinaciones que pueden llegar a disponerse a modo de manto continuo interrumpido por vetas blancas. Suelen presentar igualmente marcas blancas en antepecho, pies, collar, punta de la cola, caña nasal, banda frontal y nuca y una máscara oscura simétrica.

  Origen e historia del SAN BERNARDO

El San Bernardo es una raza muy antigua que como los 4 boyeros suizos, la mayoría de los molosos balcánicos, el Aïdi y los mastines ibéricos hunde sus raíces en el molossus romano (mastín original introducido en los Alpes y otras regiones por los romanos hace 2.000 años) cuyo origen se remonta al dogo del Tíbet. La raza comenzó a tener popularidad cuando los monjes del Hospicio de San Bernardo, en el paso del mismo nombre, comenzaron a criar a estos perros a mitad del Siglo XVII con el fin de rescatar a viajeros perdidos entre la niebla y la nieve. Su existencia está documentada gráficamente desde 1695.

  Temperamento y comportamiento del SAN BERNARDO

El San Bernardo es un clásico guardián molosoide cuya principal actividad ha sido, tradicionalmente, la de proteger y custodiar las propiedades de los pastores y ser un perro de tiro que transportaba pesadas cargas por las nieve. Hoy en día es una gigantesca e inteligente mascota y tiene fama como rescatador de excursionistas alpinos. Por sus características requiere cierta actividad y necesita ejercicio, paseos, ocupación y juego. Son aptos para entornos rurales y espacios amplios, así como entornos urbanos y apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione actividad. Como perro de trabajo es muy obediente, fiel al pastor, despierto. En familia son gigantes bonachones, obedientes, mansos, fieles, equilibrados, tranquilos y afectuosos. A pesar de su mansedumbre necesita un adiestramiento y socialización cuidadosos y a edad temprana; con firmeza, refuerzo positivo y muchísima paciencia para poder tener un compañero fiable. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y ladrador.

  Salud y cuidados del SAN BERNARDO

El San Bernardo es una raza fuerte y sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito aunque no está exento de las típicas afecciones de las razas gigantes como la displasia de cadera, de codo, rótula y la torsión de estómago, entre otras. Conviene, además, revisarle sus orejas regularmente para prevenir infecciones y hongos debido a la humedad que allí se acumula. Además, por sus características conviene tener limpias boca y ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o bien que realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues tienden al sobrepeso. Por último, respecto al mantenimiento de su tupido pelaje es necesario que se le practique un cepillado diario para retirar los pelos muertos, evitar enredos y mantenerlo sano y en buen aspecto.