Raza de perro LAIKA DE SIBERIA OCCIDENTAL


Zapadno-Sibirskaïa Laïka

LAIKA DE SIBERIA OCCIDENTAL

Zapadno-Sibirskaïa Laïka

Descripción

El Laika de Siberia Occidental es un perro de talla media grande, con substancia, fuerte musculatura y osamenta, una estructura definida y el dimorfismo sexual nítidamente marcado. Su cabeza es delgada, con forma de cuña y proporcionada, con las orejas pequeñas, erguidas y cubiertas de pelo corto y protector. Su cuello musculoso le da fuerza de apoyo cuando ataca a otros animales. Posee asimismo unas extremidades gruesas y muy protegidas. Su cola es muy curvada y cerca del cuerpo, lo que mantiene al perro caliente cuando descansa. Su pelaje es doble, con una capa externa de pelo denso, medio corto, y una capa interna muy densa e impermeable. El color del manto varía entre gris con marrón rojizo, rojo con marrón rojizo, gris, rojo, leonado y marrón rojizo en todas las tonalidades, blanco o blanco con parches de cualquiera de los colores anteriores.

  Origen e historia del LAIKA DE SIBERIA OCCIDENTAL

El Laika de Siberia Occidental es una raza nativa de los Urales de las regiones de Khanty y Mansu y deriva de los perros de Vogul (Mansi) y Ostyak (Khanty) que a su vez provienen del antiguo perro lobo que acompañaba a los grupos nómadas siberianos. La primera descripción de estas dos razas data de comienzos del Siglo XX y constituiría la base del estándar de esta raza al unificarse ambas en una única denominación en 1947 obteniendo el estatuto de raza en la FCI, publicándose el estándar en 1952. Fue esta raza la que probablemente acompañó a Lenin en su exilio de Siberia y protagonizó la primera aventura espacial tripulada en la cápsula Soyuz. En la actualidad el Laika de Siberia Occidental es una raza muy popular, muy extendida en su área originaria, pero también en Siberia Oriental donde es muy apreciada por su habilidad para el trabajo. Existen numerosos criaderos desde Kamchatka a Karelia y hoy en día es una raza muy demandada en Escandinavia, EEUU y muchos países de la antigua Unión Soviética.

  Temperamento y comportamiento del LAIKA DE SIBERIA OCCIDENTAL

El Laika de Siberia Occidental es un perro versátil usado tanto para la caza mayor de venados, alces u osos (variedad más robusta), como para la caza menor de roedores, liebres y aves (variedad más ligera). Igualmente es un reconocido perro de trabajo como perro de tiro, guardián y asistente de guardabosques. Por sus características de perro cazador requiere actividad intensa y necesita mucho ejercicio, paseos, correr y jugar. Son aptos para entornos rurales o familias activas con espacio y mucho movimiento y poco indicados para un entorno urbano con sus típicas limitaciones. En la caza son perros inteligentes, resistentes a las temperaturas extremas, valientes, tenaces, muy independientes respecto al cazador y de fino olfato. No son compañeros tranquilos y por ello no son demasiado aptos como mascota familiar. Conviene asimismo procurarles un adiestramiento temprano con firmeza y coherencia del tipo refuerzo positivo para una correcta socialización entre personas y perros. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos pueden llegar a volverse destructivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del LAIKA DE SIBERIA OCCIDENTAL

El Laika de Siberia Occidental es una raza que no suele presentar problemas de salud, ni tampoco se le conocen enfermedades congénitas características de la raza. Pueden darse, eso sí, algunos casos de enfermedades óseas y de piel. Asimismo conviene revisarle su pelaje, orejas y ojos para prevenir infecciones. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel y pelos. Especialmente deben revisársele las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro muy fuerte, rústico y saludable que no precisa muchos cuidados además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional precisa un entrenamiento físico diario y bastante actividad. Debe tenerse en cuenta que la vida sedentaria puede ocasionarle sobrepeso. Su doble pelaje los hace muy resistentes al frío y a las temperaturas extremas pero por el contrario no toleran bien las altas temperaturas. Por último, para el mantenimiento de su pelaje largo es necesario un cepillado diario tanto para retirar los pelos muertos como para prevenir problemas en la piel.