Raza de perro BULL TERRIER


Bull terrier

BULL TERRIER

Bull Terrier

Descripción

El Bull Terrier es un perro mediano, achaparrado, fuerte, de osamenta compacta y patas musculosas y rectas. Tiene, a su vez, una característica cabeza plana de perfil convexo con ausencia de depresión fronto-nasal (stop), que se curva a la altura de la nariz dando una característica forma aovada, orejas erectas y unos dientes especialmente grandes, fuertes y regulares. Su cola es corta y horizontal. Su pelaje es igualmente corto y denso, de color blanco, negro, mosqueado, rojo, beige o tricolor.

  Origen e historia del BULL TERRIER

El Bull Terrier tiene sus ancestros en los cruces entre terriers de diferentes tipos y los bull-dogs originales. Estos perros de peleas se enfrentaban a otros animales, generalmente más grandes como osos, asnos, caballos, monos e incluso leones y entre sí. Afortundamente el tiempo de las peleas acabó en 1835 cuando el gobierno británico las prohibió. A partir de entonces estos perros perdieron su utilidad y además vivían en la semi-clandestinidad al ser razas no bien vistas. Paulatinamente los criadores fueron seleccionándolos y se definieron nuevas razas que con el tiempo se fueron estandarizando y aceptando. El Bull Terrier, con su característica cabeza aovada fue estandarizado por primera vez en 1850 gracias a James Hinks, y exhibido por primera vez en 1862 en Birmingham. Su club se formó en 1887. Al no existir límites en su estándar ni en peso, ni en altura, era posible encontrar ejemplares más pequeños de Bull Terrier. A partir de 1918 empezaron a haber diferencias entre el tamaño estándar y el tamaño reducido y el Kennel Club Británico decidió prohibir el registro de los ejemplares miniatura. A partir de 1938 el Coronel Richard Glyn y otros criadores formaron el Club del Bull Terrier Miniatura. Finalmente la UKC y la FCI reconocerían la raza de Bull Terrier Miniatura. En la actualidad estos perros son una popular mascota en todo el mundo especialmente el Miniatura, mientras que el bull terrier ha tenido éxito como perro de trabajo y servicio de policías y hasta en la caza mayor.

  Temperamento y comportamiento del BULL TERRIER

El Bull Terrier es una raza fuerte y dura que se creó para peleas entre perros y con otros animales. Hoy por hoy es una disciplinada y amistosa mascota que también trabaja en servicios policiales y practica la caza mayor. Son aptos para la vida rural y la urbana y se adaptan con facilidad a vivir en apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione salidas, juego y actividad de calidad aunque moderados.

En familia los Bull Terrier son compañeros independientes, tranquilos, dulces, equilibrados y juguetones con los niños aunque le gusta que le correspondan. Son además eficaces guardianes de su casa. Pueden llegar a convivir, con otras mascotas y perros aunque con dificultad. Su principal defecto es, sin embargo, su territorialidad, testarudez y sus potenciales relaciones explosivas con otros perros. Necesitan un adiestramiento y socialización firmes y cuidadosos, desde edad temprana, para impartirles normas de obediencia y llevar a cabo su correcta socialización. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo, o solo, puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y bastante ladrador.

  Salud y cuidados del BULL TERRIER

El Bull Terrier es una raza fuerte y sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito propios salvo la sordera, problemas cutáneos como el acné o la acrodermatitis y problemas cardiacos que afectan especialmente a los ejemplares blancos. En la raza se han documentado, además, algunas enfermedades tales como hernias, anomalías en la cola,.

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones además de aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues si lleva una vida sedentaria puede tender al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, en especial las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras. Tampoco está de más dedicar tiempo a la limpieza regular de orejas, dientes y ojos con el fin de prevenir hongos e infecciones. Por último, para mantener su pelaje corto debe cepillársele regularmente, un par de veces por semana, para retirar los pelos muertos y mantenerlo sano y en buen aspecto. Igualmente es preferible que se le bañe cada cierto tiempo para mantener su pelaje lustroso.