Raza de perro BRIQUET GRIFÓN VENDEANO


BRIQUET GRIFÓN VENDEANO

Briquet griffon vendéen

Descripción

El Briquet grifón vendeano es un perro de talla mediana, de proporciones armoniosas, musculoso y rústico, aunque bien adaptado a la ciudad. Sus extremidades son musculosas, de huesos gruesos, con las patas delanteras rectas, anchas y musculosas y las traseras fuertes. Su cabeza es liviana, con el cráneo ligeramente abultado, bastante corto y no muy ancho, los ojos grandes y oscuros, la nariz grande y negra, rodeada de bigote,s y las orejas estrechas y colgantes. Su cola es gruesa en la base y disminuye gradualmente. Su pelaje es espeso y duro, pero no lanudo, con una capa interna de pelos abundante. El color varía entre blanco y negro, negro y rojo intenso, negro y beige, blanco y naranja, tricolor beige, negro y blanco, beige carbonado o beige carbonado y blanco.

  Origen e historia del BRIQUET GRIFÓN VENDEANO

El Briquet grifón vendeano desciende del Gran grifón vendeano siendo pues una raza típica de rastreo francesa. El Gran grifón vendeano formó parte de los perros vendeanos de pelo duro que poblaban las jaurías reales hasta el reinado de Luis XI, momento en que alcanzaron su apogeo. Probablemente desciendan tanto del Nivernais, como del Sabueso de San Huberto. En su región de cuna perduró muy escasamente hasta el Siglo XX. En un momento dado, en el Siglo XIX, se obtuvo este nuevo perro que era una reducción armoniosa del Gran Grifón y mantuvo su denominación de Briquet (perro de talla media). Tras la Segunda Guerra Mundial se mantuvo en Fontenay le Comte y hoy en día se usa popularmente en la caza del jabalí participando en numerosos certámenes cinegéticos. Actualmente es una raza reconocida por la FCI y las principales asociaciones cinológicas internacionales.

  Temperamento y comportamiento del BRIQUET GRIFÓN VENDEANO

El Briquet grifón vendeano es un perro versátil usado en la actividad cinegética para la caza con escopeta y a veces en grupo para la caza del jabalí, zorro o corzo. Puede, por tanto, trabajar en grupo o individualmente. En la caza es muy resistente, tenaz y apasionado pudiéndose mostrar, sin embargo, algo obstinado e independiente por lo que conviene adiestrarlo desde edad temprana. Es un perro que requiere una gran cantidad de ejercicio lo que lo hace apropiado para las zonas rurales donde pueden tener más posibilidades de salir al campo o para familias activas que preferiblemente cuenten con espacio exterior (jardín) para que el perro pueda correr. Actualmente es cada vez más empleado como compañero por su temperamento alegre, sociable, equilibrado afectuoso, paciente con los niños, activo y tranquilo con otros perros. Por su carácter fuerte conviene atender a su correcta socialización desde bien pequeño. Si se aburre o permanece tiempo inactivo puede, sin embargo, volverse muy destructivo y ladrador. Asimismo si descubre un rastro y va suelto tiende a perderse con facilidad.

  Salud y cuidados del BRIQUET GRIFÓN VENDEANO

El Briquet grifón vendeano es una raza que por lo general no presenta especiales problemas de salud salvo el hecho que hay que revisarle sus orejas caídas para que no se acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita, así como los pies. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte, rústico y saludable que no precisa cuidados especiales más allá de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros y un entrenamiento físico diario para mantenerlo en forma. Está además acostumbrado a vivir en jaurías. En estos casos se debe mantener la jauría en unas buenas condiciones higiénicas y alimenticias, controlando periódicamente las heces para eliminar eventuales parásitos. Por último, el mantenimiento de su pelaje largo requiere un cepillado regular con un peine o cepillo de crin, tanto para prevenir enredos como para evitar la acumulación de su fuerte olor.