Raza de perro BÓXER


BÓXER

Deutscher Boxer

Descripción

El perro Bóxer, también conocido como Bulldog alemán o Bóxer alemán, es un perro de tamaño grande de tipo mastín, delgado pero musculoso, con un lomo corto, recto y cuadrado, fuerte osamenta y movimientos vivaces. El Bóxer posee un pecho ancho, unas patas delanteras fuertes y rectas y unos músculos firmes. Su cabeza está bien proporcionada al cuerpo, con las cejas arrugadas, lo que le da una expresión de concentración intensa, la nariz respingona y negra, las orejas que caen a los lados, el hocico arrugado y la mandíbula inferior ligeramente vuelta hacia arriba. La cola es de inserción alta. EL pelaje del Bóxer es corto, brillante, duro y pegado, siendo más suave en el pecho hasta desaparecer en el abdomen. El color del manto varía entre el leonado o atigrado en diferentes tonalidades y, por lo general, con manchas blancas.

  Origen e historia del BÓXER

El Bóxer es un perro de una raza de moloso relativamente reciente que fue creado a finales del siglo XIX. En su origen se encuentra el Bullenbeisser, un moloso alemán actualmente extinto que tenía dos variedades: la brabantina y la de Danzig. Este imponente moloso era usado tanto en peleas, como perro de defensa y sobre todo para la caza mayor. En la conformación de la raza Bóxer también intervendría el Bulldog inglés y quizá otras razas bávaras. Hacia principios del Siglo XX la raza de perro Bóxer ya estaba completamente configurada con su aspecto actual.

Tras la Segunda Guerra Mundial los criadores de Bóxer trabajaron para suavizar su carácter hasta convertirlo en un animal adaptado a los nuevos tiempos y su popularidad se disparó a ambos lados del Atlántico siendo hoy una de las 5 mascotas más populares del Planeta.

  Temperamento y comportamiento del BÓXER

El Bóxer fue criado como perro de compañía, guarda y servicio. Hoy en día es una de las mascotas más populares del planeta cuya seña de identidad es su cara plana y su necesidad de divertirse. Por su inteligencia y fácil adiestramiento otros ejemplares de Bóxer son usados como perro de defensa y para tareas de seguridad. El Bóxer requiere mucha actividad y necesita ejercicio, paseos, ocupación y sobre todo juego. Son aptos para campo y ciudad y no les importa vivir en apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione mucha actividad.

El Bóxer es una raza de perro apropiada para familias activas y también para los niños, pues a pesar de su aspecto intimidatorio es un perro muy dócil y será un compañero de juegos eterno. En familia, el Bóxer es un niño más: bullicioso, inteligente, obediente, activo, afectuoso y juguetón. Sabe tensarse si la situación lo requiere y es muy protector y devoto de su familia y algo desconfiado con los extraños.

El Bóxer o Bulldog alemán puede ser una raza dominante ante otros perros con los que podría llegarse a encarar. A pesar de su mansedumbre necesita un adiestramiento y socialización cuidadosos y a edad temprana; con firmeza, refuerzo positivo y cariño para poder tener un compañero fiable.

Por último, el Bóxer alemán no tolera la soledad. Si se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y ladrador.


Carácter del Bóxer

El carácter del Bóxer es el de un perro alegre y lleno de energía. Su carácter juguetón provoca que nunca sea capaz de decir que no a un juego y eso lo convierte en la niñera perruna por excelencia. A pesar de su tamaño y su fuerza, es un perro muy seguro de sí mismo capaz de dominar esta fuerza ante los más débiles como niños o ancianos. Su carácter simpático no significa que no pueda sacar su carácter de perro guardián cuando es necesario. Como buen cuidador, desconfia de los extraños pero no así en los suyos, ya que es un perro fiel y leal con su familia.

Al Bóxer le gustan los mimos, tiene un carácter entregado que disfruta con el contacto físico de su familia. Con una mirada muy expresiva el Bóxer es capaz de ablandar los corazones con una mirada.

Los perros Bóxer también tienen un carácter muy enérgico y aunque no requieren paseos más largos de veinte minutos, se excitan con facilidad. El Bóxer es obediente aunque también hay que reconocer que se trata de un perro algo testarudo por lo que el adiestramiento desde cachorro será fundamental para que sepa quién es el líder de la manada. En la calle intentará imponerse ante otros perros, aquí es muy importante la labor de sociabilización.

En casa, el Bóxer será un perro con un carácter tranquilo que no dudará en liberar toda su energía durante los paseos y mediante los juegos.

  Salud y cuidados del BÓXER

El Bóxer o Bulldog alemán es una raza fuerte pero desgraciadamente tiene graves problemas de salud y cuenta con una esperanza de vida inferior a la media. Entre las enfermedades más características destacan los tumores, especialmente el cáncer de piel, la torsión de estómago y algunas enfermedades cardiacas como la cardiomiopatía dilatada. Los ejemplares de Bóxer con la cola amputada pueden sufrir cambios óseos dolorosos en las vértebras que rodean el sacro. Conviene, además, revisarle sus orejas regularmente para prevenir infecciones y hongos debido a la humedad que allí se acumula. Además, por sus características conviene además tener limpias boca y ojos.

Respecto a su cuidado, el Bóxer no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar especialmente su alimentación para evitar el sobrepeso.

Por último, respecto al mantenimiento de su duro pelaje es necesario que se le practique al Bóxer un cepillado regular para retirar los pelos muertos y mantenerlo sano y en buen aspecto.