Raza de perro BORZOI LEBREL RUSO


BORZOI LEBREL RUSO

Russkaya Psovaya Borzaya

Descripción

El Borzoi, también llamado lebrel o galgo ruso para la caza, es un perro alto, elegante, armónico, de porte aristocrático, complexión delgada e igualmente robusta y constitución ligeramente alargada. Presenta un dimorfismo sexual acentuado, siendo las hembras más largas que los machos, pero menos altas y pesadas que éstos. Su osamenta es fuerte, pero no masiva y su musculatura es delgada. La cabeza es estrecha, con el hocico largo y las orejas plegadas hacia atrás. La cola es larga y curvada. Su pelaje es de longitud media, más largo sobre pecho y muslos, y de color blanco, dorado, canela o gris, ya sea uniformes, o combinados entre sí.

  Origen e historia del BORZOI LEBREL RUSO

Borzoi es un término genérico en Rusia que sirve para designar a los sabuesos de rastreo visual. De hecho en Rusia existen varias variedades de lebreles regionales como el chortai, el tasy o el taigán bajo la denominación común de Borzoi. La raza que hoy por hoy conocemos en Occidente como Borzoi desciende probablemente del saluki y otros perros ovejeros con los que habría sido cruzado y ha sido parte integrante de la cultura rusa por siglos ligado a la aristocracia y a sus partidas de caza, tal y como lo atestiguan diversas referencias ya desde el Siglo XI. La creación del célebre criadero Perhinskaya Okhota por el Gran Duque Nicolai Nicolaevitch y Dimitri Valtsev tuvo gran importancia para su posterior difusión a Occidente a finales del siglo XIX. Más tarde, la Revolución Rusa casi acabó con ellos al considerarse un perro nobiliario pero por fortuna sobrevivió en Occidente aunque algo más bajo y compacto que en origen.

  Temperamento y comportamiento del BORZOI LEBREL RUSO

El Borzoi o lebrel ruso es un perro usado en actividades cinegéticas y como perro de compañía. Por sus características requiere una gran cantidad de ejercicio por lo que es más adecuado para la vida en las zonas rurales, donde tienen más posibilidad de salir al campo, o para familias numerosas y activas con mucho movimiento y con espacio, aunque puedan llegar a adaptarse a la vida urbana y a la vida en apartamentos siempre que se les proporcione el ejercicio necesario. En la caza son perros espontáneos, de aguda visión, veloces, exaltados y de reacción impetuosa. Antiguamente estaban especializados en la caza del lobo. Hoy por hoy son usados para la liebre y el zorro. En familia son perros equilibrados, amables, afectuosos, tranquilos, sensibles y de fácil adiestramiento. Son fiables con los niños y tranquilos con otros perros pero más desconfiados con los extraños. Se vuelven muy activos en el exterior y siempre están dispuestos al juego. Por último, si se aburren, están encerrados o permanecen tiempo solos pueden volverse destructivos y hasta ladradores.

  Salud y cuidados del BORZOI LEBREL RUSO

El borzoi o lebrel ruso es una raza que no suele presentar problemas de salud, ni tampoco se le conocen enfermedades congénitas características de la raza. Dadas sus características son propensos en algunos casos a enfermedades óseas metabólicas, displasia de cadera y torsión de estómago. Asimismo conviene revisarle su pelaje y ojos para prevenir infecciones y sus orejas para que no se le acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Por último cabe decir que es una raza sensible a preparados químicos como anti-pulgas, anestesias, etc. por lo que en este sentido debe consultarse a un veterinario siempre.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte y saludable que no precisa de un gran mantenimiento además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional es necesario que pueda ejercitarse y jugar a diario y es preferible que tenga espacio donde moverse. Atención igualmente al calor extremo pues para esta raza es intolerable. Es necesario además que se le proporcione un lugar acolchado para dormir para evitar que le salgan callos y yagas, algo a lo que es propenso. Por otro lado, tras una salida al campo es conveniente que se le realice una inspección a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos (por ejemplo, garrapatas) en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse con esmero las patas y orejas. Por último, el mantenimiento de su pelaje largo es algo complejo y se necesita un cepillado cada dos días, y con más frecuencia en épocas de muda, y un baño mensual.