Raza de gato TIFFANIE


Tiffanie

TIFFANIE

Tiffanie, Asian Semi-Longhair , Asiático de pelo largo, Tiffany, Chantilly-Tiffany

Descripción

El Tiffanie, Tiffany o Asiático de pelo largo es un gato elegante, compacto, de tamaño medio y patas medianas. Su cabeza tiene forma de cuña y su cara es corta, con los ojos almendrados que van del amarillo al verde y las orejas grandes en la parte superior de la cabeza. Su cola es larga y con un pelaje abundante que forma un penacho. Su manto semilargo, brillante, suave y aterciopelado de colores iguales que el Burmés Europeo o Burmés Americano.

  Origen e historia

El Tiffanie, Tiffany o Asiático de pelo largo al igual que el Burmés Europeo, procede del Burmés Americano por lo que su origen extricto sería EEUU, si bien la raza se ha creado y desarrollado en Gran Bretaña a partir de los años 80. Para su desarrollo se usó el apareamiento entre gatos de pelo largo y burmeses dando como resultado un gato con una gran semejanza al Burmilla, englobándose pues en el Grupo Asiático. Actualmente sólo cuenta con el reconocimiento de la GCCF.

  Temperamento y comportamiento

El Tiffanie, Tiffany o Asiático de pelo largo suele ser bastante cariñoso, amigable, juguetón y buen cazador. Es sociable con las personas y particular-mente afectuoso con su amo, apreciando sus mimos y caricias. Del mismo modo puede convivir sin problemas con otros animales, aunque es propenso a los celos y el estrés por ese motivo, ya que les gusta ser el centro de la atención, pudiendo ser algo autoritarios y demandantes de nuestra atención a través de sus vocalizaciones algo estridentes. Por último, se adapta muy bien a la vida en un piso, aunque no le gusta pasar tiempo solo.

  Salud y cuidados

El Tiffanie, Tiffany o Asiático de pelo largo es un gato fuerte y saludable. Hasta la fecha no se le ha determinado ninguna afección genética característica siendo en la actualidad una raza bastante sana. Respecto a sus cuidados no precisa ninguno especial más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los gatos. No tolera bien la soledad y puede sufrir estrés por ese motivo. Es conveniente revisar sus oídos y cepillarlo regularmente al menos dos o tres veces por semana para retirar los pelos muertos.