Raza de gato SOKOKE


SOKOKE

Sokoke , Khadzonzo

Descripción

El Sokoke o Khadzonzo es un gato de tamaño mediano, de cuerpo elegante y muscular y largas patas siendo las traseras más altas que las delanteras. Su cabeza es pequeña comparada con el cuerpo, con la parte del cráneo casi plana, la barbilla fuerte y bien definida, ojos color almendra y oblicuos y orejas medianas. Su cola es larga y delgada con anillos oscuros anchos. Su pelaje es brillante, denso y corto de color ámbar y marcas más oscuras atigradas.

  Origen e historia

El Sokoke o Khadzonzo es originario del bosque lluvioso Sokoke-Arabuke en Kenia que es una de las últimas áreas de bosque lluvioso en el este de África. Estos gatos han vivido en ese lugar durante siglos. En 1978 Jeni Slater, un granjero keniano, se encontró a unas crías por casualidad en una plantación de cocoteros y las llevó consigo. En 1984, una amiga suya, Gloria Moeldrop se llevó unas crías a Dinamarca con el fin de preservar la raza por temor a una posible extinción en su lugar de origen. En 1993 la FIFé reconocía a esta raza, siendo igualmente reconocida por la TICA, CCA y GCCF. Según el proyecto Genoma del Gato se ha determinado que el Sokoke es una de los 12 Grupos Raciales Felinos existentes a día de hoy.

  Temperamento y comportamiento

El Sokoke o Khadzonzo es un gato independiente y enérgico con características de gato salvaje, desde su aspecto parecido a una chita, hasta su temperamento. Es independiente, enérgico, vivaz, divertido, temperamental y de humor sensible. Crea lazos fuertes con su amo. No es un gato agresivo y solo utilizará sus dientes y garras si se siente amenazado. Es en todo caso una mascota divertida, y disfruta mucho de la compañía de las personas y necesita de ellas que le hagan jugar.

  Salud y cuidados

El Sokoke o Khadzonzo es un gato muy fuerte y saludable. Hasta la fecha no se le ha determinado ninguna afección genética característica. Respecto a sus cuidados no precisa ninguno especial más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los gatos aunque tiene una exigencia de espacio mayor a la media. Es por ello que resulta conveniente disponer de espacios amplios, un patio o un jardín, a su disposición. Es conveniente cepillarlo moderadamente al menos una vez por semana para retirar los pelos muertos.