Raza de gato KORAT


Korat

KORAT

Korat , Sisawat

Descripción

El Korat es un gato musculoso y compacto, de complexión robusta, tamaño medio y patas traseras ligeramente más largas que las delanteras. Su cabeza tiene (la cara) forma de corazón, con los ojos grandes y redondos de un color a medio camino entre el amarillo y el verde y las orejas grandes de puntas redondeadas situadas en la parte alta de la cabeza. Su cola se estrecha en una punta roma. El manto es de corto a tamaño medio, brillante, fino y de una sola capa. Su color es grisáceo azul con punteado en plata.

  Origen e historia

El Korat es una raza muy antigua, originaria de Tailandia (antiguo reino de Siam). Su origen data del año 1350 pero su primera aparición oficial en occidente no fue hasta 1896 cuando fueron presentados en una exposición en Gran Bretaña, si bien sus ejemplares fueron descalificados al haber sido inscritos para competir con gatos siameses y no cumplir con los estándares de color de esa raza. A pesar de esas pequeñas incursiones, hubo que esperar más de 60 años para que el Korat se difundiera fuera de su país de origen. En 1959 fue llevado a Estados Unidos donde empezó su cría profesional y desde 1966 compite en exposiciones felinas en ese país. Tres años más tarde sería reconocida por las organizaciones norteamericanas. En Europa hasta 1972 no regresaron a Gran Bretaña siendo reconocida poco después por la FIFE.

  Temperamento y comportamiento

El Korat es un gato tranquilo, astuto, curioso e independiente. Es muy activo y juguetón. Son muy vocalizadores y tienen un tono suave y melódico. Son ideales para tenerlo en un apartamento. Por último, otra de las particularidades de la raza de gato korat es que sus ejemplares suelen ser dominadores natos y por lo mismo intentan afirmarse frente a otros felinos.

  Salud y cuidados

El Korat puede en determinados casos presentar una enfermedad genética neuromuscular llamada GM1 Gangliosidosis. Esta afección puede aparecer en cachorros de menos de cuatro meses y, si sólo son portadores de ésta, desarrollarán una vida con absoluta normalidad. Respecto a sus cuidados no precisa ninguno especial más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los gatos. Es conveniente asimismo cepillarlo regularmente para retirar los pelos muertos.