Raza de gato CORNISH REX


CORNISH REX

Cornish Rex , -

Descripción

El Cornix Rex es un gato de pequeño a mediano, musculoso, curvilíneo y de osamenta fina con el cuerpo arqueado sostenido sobre unas patas finas y esbeltas. Su cabeza es oviforme, con el cráneo curvo y perfil romano, con los ojos ovalados y las orejas que contrastan con la cabeza de tamaño relativamente pequeño. Su pelaje es de un llamativo ondulamiento, suave al tacto y aterciopelado de todos los colores y points.

  Origen e historia

El Cornix Rex proviene de una mutación espontánea que originó su curioso pelaje ondulado y que tuvo lugar en los años 1950 en Inglaterra. El primer Cornish Rex, de nombre Kallinbunker, nació en Cornualles (Inglaterra) por esa fecha. Aquella primera camada dio 5 gatos de los cuales solamente Kallinbunker mostraba el característico pelaje, similar al de la raza de conejo Rex. A partir de él se siguió profundizando en la raza hasta su reconocimiento oficial en 1960 en Gran Bretaña y en 1970 en EEUU. Actualmente es una raza reconocida por las principales federaciones felinas.

  Temperamento y comportamiento

El Cornix Rex no pasa inadvertido. Es un gato muy vivaz, decidido y no le tiene miedo a nada. Con sus orejas grandes y erectas parece estar siempre en alerta. Es independiente pero también casero y muestra gran apego hacia sus dueños. Otra característica del comportamiento de esta raza es su variedad de vocalizaciones de las que muchas veces hacen uso y abuso.

  Salud y cuidados

El Cornix Rex es un gato fuerte y sano. . Hasta la fecha no se le ha determinado ninguna afección genética característica. Respecto a sus cuidados el Cornix Rex no precisa ninguno especial salvo que durante los primeros años de vida se puede presentar algún catarro originado por la alta temperatura de su cuerpo y la falta de capa interna, lo que le hace más sensible al frío y la humedad. En la edad adulta son animales de gran voracidad con tendencia a la obesidad si no tienen una dieta sana y equilibrada. Es también conveniente cepillarlo regularmente al menos dos o tres veces por semana y bañarlo anualmente para conservar su pelaje brillante y sedoso.