Raza de gato BOMBAY


bombay

BOMBAY

Bombay , -

Descripción

El Bombay es un gato de talla mediana a grande, compacto y musculoso. Su cabeza es redondeada, con el rostro ancho y el hocico fino, los ojos redondos y grandes y las orejas anchas y puntiagudas. Su cola es larga. Su pelaje es corto, pegado, suave de textura satinada y brillante, sin apenas capa interna. Respecto al color del manto se aceptan todas las variedades aunque el blanco parece rosa por el dominio de la piel sobre el pelo.

  Origen e historia

El Bombay es una raza creada a finales de los años 50 por Nikki Horner de Kentucky, EEUU. Su objetivo era crear un gato que se asemejara a la pantera (más concretamente a Baguera del Libro de la Selva) y para ello cruzó un american Shorthair negro con una burmés cibelina dando lugar a la primera camada de Bombay. A partir de los años 60 la raza fue ganado adeptos aunque a partir de los 90 decayó en parte, sobre todo en Europa donde no cuenta con tanta aceptación. Pese a contar con el reconocimiento de la TICA, CFA y otras importantes federaciones, la FIFE no ha reconocido todavía a la raza.

  Temperamento y comportamiento

El Bombay es una raza tranquila, inteligente, afectuosa, sociable, paciente con los niños y muy habladora aunque afortunadamente su voz (maullido) tenga un tono bajo y aflautado. Son gatos muy apegados que adoran sentirse en compañía y colmados de cariños que nos devolverán con creces. Pueden también ser muy juguetones y atrevidos realizando acrobacias y saltos. Les encanta traernos objetos y atienden órdenes sencillas. Asimismo responderá bien a la socialización con otras mascotas. Por último, es una raza que tolera bien un arnés para sacarlo a la calle de paseo.

  Salud y cuidados

El Bombay es un gato fuerte y saludable. Hasta la fecha no se le ha determinado ninguna afección genética característica siendo en la actualidad una de las razas más longevas que existe.

Respecto a sus cuidados el Bombay no precisa ninguno especial más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los gatos. Es conveniente cepillarlo regularmente al menos dos o tres veces por semana y bañarlo anualmente para conservar su pelaje brillante y sedoso.