Especie de ave Napoleón


napoleón

Napoleón

Euplectes afra

Descripción

Pequeño pero matón. El Napoleón mide como mucho diez centímetros y no pesa más de quince gramos pero se trata de un ave colonizadora que constituye una amenaza para las aves autóctonas, al menos, en España.

Cuando se encuentran en época reproductiva, el color del pico de los machos Napoleón es marrón claro y su plumaje es de color negro salvo en la frente y la espalda que son amarillas y sus alas marrones. Fuera de esta época, el plumaje tanto del macho como de la hembra son muy parecidos, salvo que éstas tienen pequeños lunares de color marrón.

También conocidos como Tejedor amarillo u Obispo coronigualdo, en España está prohibida su comercialización, tráfico y tenencia por su poder colonizador, al más puro estilo de Napoleón.

  Origen e historia

El hábitat natural del Tejedor amarillo es muy amplio: desde Japón a Estados Unidos, Jamaica o Venezuela donde han sido introducidos.

Al Obispo coronigualdo le gustan las zonas húmedas y las lluvias y se van moviendo en función de las estaciones y las tormentas.

Para la vida en cautividad, Napoleón se lleva bien y se adapta a la convivencia con otras especies salvo en la época de reproducción. Se trata de aves muy resistentes al frío y al calor aunque siempre debemos proporcionarle un refugio para resguardarse.

  Temperamento y comportamiento

La alimentación del Obispo coronigualdo o, según su nombre científico, Euplectes afer, se basa es una mezcla se semillas, granos y alimento vivo. No podemos olvidarnos de las frutas y las verduras. Durante la época de cría debemos incrementar la ingesta de alimento vivo.

  Salud y cuidados

La cría en cautividad de esta especie es un poco complicada. Primero, el Tejedor amarillo necesita que la pajarera no esté súper poblada y abundante vegetación para esconder su nido. Necesitan un ambiente tranquilo y construir ellos mismos el nidal con fibra de coco que deberemos proporcionarle.

La puesta del Napoleón consta de entre dos a cuatro huevos que la hembra incuba durante catorce días. Aunque las crías dejan el nido en el día trece, los padres las siguen alimentándolas durante veinte días más.