Especie de ave Damero


damero

Damero

Lonchura punctulata

Descripción

El Damero es un pájaro pequeño de entre once y doce centímetros de largo. La principal característica de esta ave son las partes inferiores de su cuerpo que son blancas con marcas negras a modo de escamas. La cabeza y el resto del cuerpo son de tonos marrones.

También conocido como Capuchino punteado o Pinzón canela es un ave muy atractiva físicamente que, sin abargo, dentro de la pajarera se muestra poco activo e incluso llega a ser agresivo si se aloja con otras especies de menor tamaño llegando a matar a los polluelos. Es conveniente observar su comportamiento antes de decidir si puede convivir o no con otros pájaros.

  Origen e historia

Su nombre científico es Lonchura punctulata y es nativo del sur de Asia, India y Sri Lanka. También habita Indonesia y Filipinas. Hoy día, la especie ha sido introducida en el Caribe, islas Reunión y Mauricio y Australia Oriental. Le gustan las zonas boscosas y se acerca a los cultivos en busca de alimentos.

Si vive en cautividad, el aviario ideal para el Damero es uno grande con mucha vegetación para poder construir su nido y, en caso de perseguir a otras especies, éstas puedan esconderse. No se recomienda que haya más de un macho de la misma especie en una jaula. Es muy resistente al frío y solo necesita una zona donde protegerse de la lluvia y el viento.

  Temperamento y comportamiento

La dieta del Capuchino punteado consiste en una mezcla de semillas de panizo, alpiste y mijo. Necesitan comer alimento vivo, sobre todo durante la época de cría como huevos de hormiga, pequeños insectos y gusanos de la harina.

  Salud y cuidados

La cría del Pinzón canela en cautividad es complicada y variada. Puede que una pareja no críe nunca o lo hagan después de años de cautividad y otra lo haga de forma inmediata. Para que la puesta tenga éxito es importante la elección de la pareja, si son forzadas puede que nunca lo hagan. Proporcionar alimento vivo es fundamental porque si es insuficiente pueden abandonar la cría. Necesitan intimidad para crear sus nidos y la mayoría prefieren construirlos ellos mismos.