Por qué mi perro se come sus heces


dog-57201_640

Coprofagia es el termino utilizado para definir la ingesta voluntaria de aquellos animales que comen sus propias heces

Si tu perro come sus propias heces, este hecho por si solo no significa un riesgo inmediato para su salud, sin embargo, si empieza a comer heces de otros animales, tu perro puede coger una enfermedad. Por este motivo y porque es desagradable, es importante corregir este mal hábito en el can.

¿Por qué hacen esto?

No hay una explicación exacta de por qué los perros se comen sus heces, pero existen algunas teorías y posibilidades a las que los expertos han llegado para entender este tipo de comportamiento.

  • Tu perro puede estar aburrido
    ¿Mantienes a tu perro en un área pequeña sin nada que hacer y sólo tiene unos pocos juguetes para divertirse? ¿ Lo dejas allí durante varias horas sólo? Estas cosas pueden ser el origen del problema. Los perros necesitan realizar actividades diarias y si se aburren, pueden decidir comer sus heces sólo para pasar el tiempo.

  • ¿Tu perro se nutre deficientemente?
    Debes verificar la ingesta de alimento de tu perro para ver si hay algún nutriente que le falta en su dieta. Un perro puede sufrir fácilmente de coprofagia como un instinto para complementar algunos de los nutrientes no digeridos. Asegúrate de estar dando a tu perro alimentos “premium” para perros, ya sean croquetas o pienso, comida casera, etc.

  • Tal vez tu perro necesite más atención
    Si has visto que tu perro come sus heces y luego te asustas frente a él, el can puede continuar haciéndolo sólo para llamar tu atención. Trata de no reaccionar cuando lo veas (ya sé que será difícil no hacerlo) para evitar que lo relacione contigo.

  • Pueden ser instintos
    En la naturaleza, las hembras se comen las heces de sus crías para mantener alejados a los depredadores, por lo que podría muy bien ser un instinto en algunos perros.

Por último, te diré algo que tal vez cueste aceptar: tal vez a tu perro le gusta el sabor de sus heces. Probablemente, no sea este el caso y lo más seguro es que sea una combinación de todos los factores anteriormente mencionados responsables de la coprofagia.

¿Cuáles son las soluciones?

  • Pon algo desagradable encima de las heces
    Puedes tratar de verter el jugo de limón o pimienta en sus heces. Hay un producto llamado Forbid que se puede agregar a la alimentación de tu perro, esto hará que sus heces sean de mal gusto. Esto no funciona en todos los perros, pero vale la pena intentarlo. Otras cosas que han funcionado es añadir espinacas, piña y hasta ablandar la carne en su dieta, esto hará que el olor de sus heces sea desagradable y es probable que abandonen este hábito.

  • Compra alimento Premium
    Si a tu perro le faltan nutrientes, necesitas comprar alimentos ricos en nutrientes de alta calidad, sean estos en forma de pienso o latas. Esto asegurará que su digestión estará funcionando sin problemas. De esa manera no habrá ningún nutriente de sus heces que instintivamente siente que le falta.

  • Distrae a tu perro con más actividades
    Si tu perro está aburrido, deja juguetes y cosas para masticar. Existen juegos donde los perros tienen que trabajar duro para conseguir golosinas y esto será muy entretenido para él, además de que se ve recompensado por su duro trabajo. Esto los mantendrá ocupados durante bastante tiempo.

  • Utiliza una reprimenda no verbal
    No digas ni una palabra cuando descubras a tu perro comiendo sus heces, muy bien podría estar esperando ese tipo de atención.

Cualquier acción que tomes sobre por qué mi perro se come sus heces, debe ser antes de que el perro las ingiera. Si lo haces después el can no entenderá el por qué le estás riñendo.


¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar