Razas de perros lobos


perrlobo

El lobo (Canis lupus) y el perro (Canis lupus familiaris) son parientes. Los perros que conviven con nosotros, que juegan en nuestro jardín, que vigilan nuestro hogar, provienen del lobo

Hay, en total, cerca de 400 razas de perro según la Federación Cinológica Internacional. Los primeros perros nacieron hace cerca de 30.000 años, mucho antes de lo que se presumía hasta ahora (15.000 años). No está del todo claro cómo se dio este paso de la vida salvaje a la doméstica, aunque se presume que los perros empezaron a emplearse para cazar o para protegerse de animales predadores como osos y leones.

Pero, ¿qué razas actuales pueden considerarse como perro lobo o, al menos, se encuentran más cerca de su antepasado salvaje? Es complicado averiguarlo con un 100% de exactitud ya que su ADN contiene información de multitud de razas, tanto actuales como primigenias. En cualquier caso, un estudio de la Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), que estudió 49.024 variaciones individuales de ADN –llamados SNPs– de 19 lobos y 1.375 perros de 35 razas elaboró un listado con las razas más ‘lobeznas’.

Además de reconocer las razas más cercanas al lobo, el estudio también sirvió para clasificar a los perros en cuatro grandes ramas:

  • Perros de origen antiguo

  • Perros del tipo Mastiff (mastín, bóxer, bulldog, etc.)

  • Perros pastores

  • Perros cazadores, rastreadores

Los perros más cercanos al lobo son los del primer grupo; los de origen antiguo. Por sus venas aún corre la sangre del lobo. ¿De qué razas actuales hablamos?

Razas de perros lobos

Husky siberiano

Afgano, Akita Inu, Alaskan Malamute, Basenji, Chow Chow, Husky Siberiano, Saluki, Shar-pei y Shiba Inu.

Según el estudio, la característica común de estas razas antiguas es que no se han cruzado con otras razas, además de su aislamiento geográfico o cultural desde que se empezaron a gestar las razas en Europa en el siglo XIX.

De este listado se desprenden otra conclusión: hay razas que entenderíamos cercanas a los lobos, como los perros pastor alemán, belga, etc que sin embargo se alejan de la genética del Canis lupus.

El perro lobo checoslovaco

Cara perro lobo checoslovaco

Un caso curioso es el del perro lobo checo. Se trata de un híbrido, de un cruce de un ejemplar de lobo de los Cárpatos con un ejemplar de perro pastor alemán. Este experimento se realizó en 1955 para comprobar si era posible cruzar perros y lobos. Los cachorros resultantes pudieron reproducirse entre sí, por lo que apareció esta nueva raza que hoy se conoce como perro lobo checoslovaco (en 1955 Chequia y Eslovaquia conformaban Checoslovaquia).

Por tanto, estamos hablando del auténtico perro lobo. Esta raza se fue asentando y en 1982 se declaró como raza nacional de Checoslovaquia.

Esta raza es especialmente fuerte, de gran tamaño, de proporciones bastante cuadradas ya que es apenas algo más largo que alto. Sus patas son largas, delgadas las delanteras y robustas las traseras. El lobo checoslovaco es de color grisáceo, y oscila entre el gris amarillento hasta el gris plateado.

La cola también recuerda a la de los lobos. En acción, la lleva levantada y ligeramente curvada.

El pelaje cambia en función de la estación. En invierno tiene una lanilla interna que cubre todo el cuerpo del perro, desde el abdomen y la cara interna de los muslos, hasta la zona interdigital. La cabeza es la parte que más recuerda al lobo. Su nariz y sus ojos son pequeños. Las orejas, son erectas, triangulares y cortas.

A pesar de que su morfología es muy similar a la del lobo y ser una de las razas de perros lobos por antonomasia, la raza del perro lobo checoslovaco está perfectamente domesticada y puede convertirse en un perfecto compañero de los humanos.

foto-agueda
Vicente Zaragozá
Periodista y responsable de comunicación


¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar