Parques acuáticos para perros


dog-665159_640

Sí, has leído bien: los acuaparks caninos existen. Y en España tenemos uno

Recinto dotado de piscinas y otras instalaciones para juegos de agua”. Así define la RAE a los parques acuáticos, un lugar en el que pequeños y mayores disfrutan lanzándose de toboganes imposibles, dejándose mecer por olas sintéticas y un largo etcétera que seguro que te suena. Pues bien, no son los únicos que pueden hacerlo, porque los acuaparks o parques acuáticos para perros también existen. ¿Vas a privar al tuyo del placer de visitar uno este verano?

Cómo son

Construidos a imagen y semejanza de los parques para humanos, cuentan con varias piscinas homologadas (con escaleras de rescate, por ejemplo, y puntos de acceso cómodos para nuestros “mejores amigos”), circuitos de obstáculos, pistas de entrenamiento, juegos, zonas de chorros, rehabilitación y masajes, clases de natación y submarinismo, y servicios parecidos.

A pesar de que se trata de una tendencia bastante arraigada en los Estados Unidos, en Europa todavía se encuentra en pleno desarrollo. Por fortuna, Can Jané, en Barcelona y recién aterrizado (en junio del año pasado) permite a los canes españoles gozar de sus piscinas en su propia tierra. Se trata de un resort de seis hectáreas que cuenta con pistas de entrenamiento, escuela, piscinas de rehabilitación y musculación, juegos, obstáculos, jardines y hasta un hotel de cinco estrellas canino.

Fuera de nuestras fronteras destacan:

  • Pet Coral Resort & Veterinary:en Cape Coral, Florida. Donde los perros podrán jugar, ejercitarse y socializar. Soprende por su precio: una hora cuesta 16 euros. Además, pone a disposición de los propietarios un servicio de SPA, personal trainer y otro de guardería; y hasta organiza fiestas privadas y cumpleaños.

  • Country Kennels Dawg Waterpark; en Washington Ave Murrieta, con clases de natación y buceo, piscinas privadas para grupos de perros, un club vip, zonas de ejercicios, y mucho más

  • Waterpark Swim Tiempo: ubicado en el complejo Paradise Ranch Pet Resort, en Los Ángeles. Goza de una gran popularidad y ofrece fiestas de cumpleaños, adiestramiento, residencia para mascotas, y servicio de transporte.

Beneficios

Visitar un acuapark canino conlleva ventajas tanto para la mascota como para el dueño, ya que fortalece el vínculo entre ambos mediante una experiencia intensa positiva y estimulante, ayuda al perro a socializar con otros congéneres, les permite refrescarse y combatir el calor, y brinda la oportunidad al humano de intercambiar experiencias e intereses con el resto de propietarios.

Requisitos

Por supuesto y para garantizar la seguridad y salubridad del lugar, el dueño deberá acreditar que la cartilla de vacunaciones y desparasitaciones de su peludo se encuentra actualizada. Algunos no aceptan a perros que no estén castrados y la mayoría suele realizar un chequeo de pulgas y garrapatas.

Cuidados tras la visita al parque acuático

No pierdas de vista que, aunque este tipo de recintos cuiden la cantidad de productos químicos que contienen sus piscinas, resultará imprescindible enjuagar a tu peludo con agua dulce al acabar la visita; en caso contrario y como consecuencia de las citadas substancias, el animalito podría desarrollar problemas dermatológicos, eccemas, dermatitis y demás. Lo ideal es que esperes el tiempo necesario para que se seque. Si es al sol, mejor. Evita los días fríos para que no se constipe.

Ten en cuenta, eso sí, que no todos los perros saben nadar y que, de la misma manera, existen algunas razas mejor dotadas para hacerlo. El Bulldog Inglés, el Shi Tzu, el Carlino, los galgos y algunas razas lebreles no se muestran muy hábiles, mientras que otras como el Perro de Aguas Español, el Perro de Aguas Portugués, el Labrador Retriever, el Golden Retriever el Terranova y el Cobrador de Nueva Escocia, disfrutan especialmente del chapoteo y los chapuzones. Tanto, que muchos de estos canes duchos en natación son empleados en rescates, como ayuda suplementaria para los pescadores y otros trabajos similares.

En definitiva: estos recintos constituyen una opción ideal para luchar contra las altas temperaturas y sus consecuencias, dejar a nuestro can durante unos días (una alternativa a las residencias caninas convencionales), etcétera; pero sobre todo, son una garantía segura para que nuestro perro disfrute.

foto-agueda
Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa


Recibe todos los consejos cómodamente en tu correo

¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar