Cómo proteger a tu mascota del frío


img-consejo-2

Consejos prácticos para que tu mascota pase un invierno agradable y esté sana

Es importante recordar que debemos proteger a nuestros perros y gatos en los meses de bajas temperaturas, principalmente a cachorros, enfermos y viejitos, ya que ellos son los más susceptibles de caer enfermos durante estas fechas, debido a que sus defensas están más bajas.

7 consejos básicos para poner en práctica durante los día más fríos:

  • 1. NO EXPONER A LOS ANIMALITOS A CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA
    Por ejemplo: si tu mascota está siempre dentro y en un ambiente calefaccionado, cuando lo saques a hacer sus necesidades o a dar su paseo recuerda que afuera las temperaturas son más bajas o  bien puede estar lloviendo. Según sea el caso, abrígale o ponle un chubasquero para que no se moje y si así fuera, al regresar tómate tu tiempo para secarlo bien.

    Si fuera posible, lo mejor sería que antes de salir estuviera un tiempo en un sitio con una temperatura intermedia (menos calefaccionada que el resto de la casa) para que se fuera aclimatando. De esta forma evitaremos un cambio brusco de temperatura.

  • 2. LAS VACUNAS
    Éstas son muy importantes  ya que ellas los protegerán de las enfermedades típicas de épocas invernales como el Moquillo canino, la Tos de las perreras o la Rinitis en gatos.

    Debemos tener en cuenta que con el paso del tiempo los niveles de anticuerpos van bajando, por lo que es recomendable tener la vacunación anual al día. Si tu perro es braquicéfalo (de morro chato), o el gato es persa, estas vacunas son muy importantes, debido a que una enfermedad respiratoria de vía alta puede complicarse y provocar que tarde más en curarse.

  • 3. LA ALIMENTACIÓN
    Como lo anterior es muy importante para pasar un buen invierno,  “una buena alimentación asegura el buen estado general del organismo de nuestra mascota”. Ojo, no confundir nunca con sobrealimentar, ya que esto puede provocarles otros problemas como la obesidad, problemas orgánicos y/o articulares. Lo que se busca es una alimentación de calidad, en la dosis adecuada para la raza y peso de tu mascota.

    Si tu mascota tiene un problema de sobrepeso u obesidad, acude a tu veterinario para que te indique la mejor  dieta para darle y en qué cantidad según lo que debería pesar.

  • 4. EL BAÑO
    Recomendamos espaciar los baños para evitar que tomen frío de manera innecesaria, pero si debes bañarlo porque tiene un problema que así lo requiera, toma nota de cuál es la mejor manera de hacerlo:

    1. Templa el ambiente donde le vas a bañar (recuerda que cuando se está mojado perdemos temperatura y una corriente de aire puede hacerle pasar frío).

    2. Usa agua tibia, no muy fría, ni tampoco que queme la piel.

    3. Sécale a conciencia, primero con una toalla y luego con un secador potente. La temperatura del secador no puede ser la más caliente por que podrías quemarle la piel. Ayúdate con un peine o un cepillo para remover su pelaje y así su piel se secará en profundidad. Has de hacer hincapié en las zonas de las orejas y pliegues que pueda tener para evitar que queden húmedas.

    4. Una vez has acabado no le saques inmediatamente de ese ambiente, deja que la temperatura vaya bajando poco a poco y se estabilice con la del resto de la casa (recuerda lo del inicio: zona de temperatura intermedia).

    Nunca es recomendable, inmediatamente después de haberle bañado, sacarle a pasear, espera unas horas o aún mejor, que haga su paseo antes del baño. Otra alternativa serían los champús en seco.

  • 5. NUNCA SUMINISTRES MEDICACIÓN HUMANA A TU MASCOTA
    Y menos medicación para los resfríos. Ante la menor duda o los síntomas de que se haya resfriado, llévale al veterinario y sigue todas sus indicaciones hasta la recuperación total de tu regalón.

  • 6. ROPAJE
    Recuerda que en el mercado existen una gran variedad de capas, chalecos y abrigos variados, chubasqueros e incluso botitas especializadas para cada especie y tamaño de perro o gato. La gran variedad de razas de perros y gatos con diferentes tipos de pelaje e incluso sin él, hacen que existan muchos abrigos especializados para cada uno de ellos.

  • 7. LAS FESTIVIDADES
    Éstas son otro de los puntos a tener en cuenta. Las luces del árbol de navidad, los adornos, el chocolate y los huesos de pavo, representan un peligro para nuestras mascotas si no se les presta la debida atención.

    Tanto el perro como el gato son curiosos por naturaleza y pueden sentirse atraídos a explorar ese nuevo “mobiliario” que ha aparecido por casa. Los gatos como bien sabemos son expertos trepadores y pueden dar por tierra con nuestro árbol y sus adornos, en el mejor de los casos. Debemos tener la precaución de no dejarlos solos en el mismo ambiente ya que pueden masticar los cables, cortarse con los adornos que sean de cristal, entre muchas otras cosas. Los perros también pueden “entretenerse” masticando nuestra esmerada decoración navideña o hacer un tentempié con nuestras figuritas del pesebre.

    Y qué decir de los regalos al pie del árbol. Las envolturas de los regalos pueden resultar atractivas a la vista de nuestra mascota, provocando que nuestro perro  muerda los regalos. Hay que tener cuidado con las envolturas que en ocasiones pueden ser toxicas y además adiós regalo. Así que hay que estar alertas para evitar accidentes, lo más adecuado es mantener a nuestro “peludito” lejos del alcance de todos los adornos y del árbol de navidad.

    Las comidas de éstas fechas también pueden ser causantes de serios problemas en nuestras mascotas por lo que debemos poner especial atención en lo que comen e instruir a familia e invitados que bajo ningún punto de vista den nada de comer que no sea lo que nuestra mascota tiene permitido, ya sea su propia dieta o chuches especializados para ellos. No podemos caer en la tentación o excusarnos con la típica frase “es solo un trocito, que le puede hacer” o “sólo hoy, no creo que le haga daño”. Recordemos siempre que ellos tienen un metabolismo un poco diferente al nuestro y que cosas que para nosotros son inocuas, para ellos pueden ser terriblemente tóxicas.

    Un pequeño listado de lo que debemos evitar darles:

    • Chocolate y café (problemas cardiovasculares, neurológicos y paro cardíaco).

    • Cebolla y ajo (hemolisis).

    • Uvas y pasas (fallo renal).

    • Aguacate (afecta al corazón, pulmones y puede provocar pancreatitis).

    • Nueces y nueces de macadamia (las primeras pueden provocar cálculos de vesícula y riñón, las segundas dificultades motoras y parálisis, vómitos, hipertermia).

    • Alcohol (problemas neurológicos, renales, hepáticos, cardíacos y muerte).

    Para terminar, ponemos también un pequeño listado de las plantas más comunes que tenemos todos en casa por estas fiestas y los problemas que pueden acarrear en el caso de que nuestra mascota las ingiera, por lo que es altamente recomendable dejarlas fuera de su alcance.

    • Acebo: en gatos y perros, puede provocar trastornos gastrointestinales y a dosis elevadas  deshidratación, shock y muerte.

    • Muérdago: en gatos y perros, las bayas de esta planta pueden provocar trastornos gastrointestinales, dificultad respiratoria, colapso cardíaco y muerte.

    • Ponsetia o flor de navidad: en gatos, irritación bucal, del estómago y vómitos.

    • Tejo: en gatos, afecta el sistema cardiovascular y puede causar temblores, dificultad para respirar e incluso insuficiencia cardíaca.

    • Azucena: en los gatos, la ingesta de las flores causa problemas gastrointestinales como vómitos y diarrea. También puede tener efectos neurológicos y causar salivación excesiva, temblores y anorexia.

    No esperes si sospechas que tu mascota está intoxicada, llévala lo antes posible al veterinario de urgencias más cercano, y sobretodo no administrar remedios caseros para intentar revertir los efectos del tóxico, esto a veces sólo complica las cosas.

Lda.: Fernanda Gallastegui Ante.
Veterinaria Col.: B-3643 (Premià de Mar)

diciembre de 2014


¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar