Cuidados del conejo belier


Cuidades del conejo beiler

No te dejes engañar por su tamaño, es un conejo enano que necesita una casita grande

Tan bonito como delicado. Tan simpático como entrañable. Si tener como mascota un conejo ya es adorable de por sí, tener en casa con un conejo belier o conejo enano es lo más parecido a tener un peluche.

Lo reconocerás por su pequeño tamaño y por tener las orejas caídas. Es el compañero perfecto si no tienes demasiado tiempo para estar en casa. Tiene un carácter tranquilo y algo asustadizo pero a pesar de ser un conejo toy necesita su espacio, una alimentación adecuada y visitas regulares al veterinario. El conejo belier es muy delicado.

Conejo enano, casa grande

No te dejes llevar por su tamaño. Aunque se trata de un conejo enano necesita una jaula grande donde pueda moverse con libertad y no sentirse angustiado. Se trata de un conejo muy inquieto que necesita ejercitarse y correr para que no se le atrofien los músculos.

Si pasas muchas horas fuera de casa, deja que tu conejito salga de la jaula cuando estés con él, sin perderle de vista para que pueda correr todo lo que necesite.

Dentro de esa amplia jaula, necesitará una casita donde poder refugiarse. Hemos dicho que estos conejos enanos son muy asustadizos. Dentro podrás colocar una toalla para que pueda tumbarse y estar más cómodo.

También deberá tener una bandeja donde hacer sus necesidades pero no debes utilizar arena de gatos ya que el conejo belier es muy delicado y le puede causar alguna infección.

El conejo belier, como el resto de los conejos necesita roer, deberás controlar el crecimiento de sus dientes, pero no puedes darle cualquier madera ya que ésta podría astillarse y hacer daño al conejo. Las maderas de árboles frutales como el manzano o el naranjo son ideales. Evita la madera de cedro que es tóxica para el conejo belier.

Casa limpia para evitar infecciones

conejo

Los conejos belier son delicadísimos y propensos a las infecciones. Debemos mantener su jaula siempre limpia. Deberás controlar la temperatura, ya que el calor excesivo le puede perjudicar.

Cómo alimentar al conejo belier

Hay que prestar especial atención a la alimentación del conejo belier. Su estómago es como si fuera de porcelana y debemos tener mucho cuidado con lo que le damos de comer. El agua, limpia y fresca, nunca debe faltar.

Hasta los 4 meses comerá solo heno, a partir de este tiempo podremos introducir en su dieta la presencia de frutas y verduras que habrá que darle de forma progresiva.

¡Cuidado con las semillas en las frutas! Dale manzanas o peras pero quita las semillas. El melón y la naranja seguro que le gustan. El pepino, las espinacas, el tomate o la col son las verduras que podrás ir dando a tu conejo enano.

Al igual que a los gatos puedes darle malta de vez en cuando para evitar la formación de las bolas de pelo.

El conejo belier es el compañero perfecto

Su carácter tranquilo hace que pueda convivir con otro tipo de mascotas sin problema. Sociables y mimosos, el conejo toy disfrutará estando entre tus brazos recibiendo caricias.

La salud del conejo belier

conejo

Este conejito es como un lindo gatito, se pasan la mitad del día lavándose. Hay que prestar especial atención a la época de muda, de ahí la importancia de darle malta. Para evitar también las bolas de pelo es recomendable cepillarlos todas las semanas pero mejor evita bañarlos porque le estaremos quitando una capa de protección natural de su piel.

Las visitas al veterinario deben ser regulares. La vacuna más importante que debe recibir el conejo belier es contra la mixomatosis y debe suministrarse cada 6 meses.

También debemos desparasitarlo tanto por fuera, cuando se trata de pulgas o ácaros como por dentro en el caso de parásitos intestinales, por ejemplo.

Ahora ya sabes todo lo que necesitas sobre cómo cuidar a un conejo belier, ¿Aún puedes resistirte a esa mirada, esas orejas caídas y ese tacto suave? Si tienes un conejo belier cuéntanos tu experiencia.

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:

foto-iratxe

Iratxe Comas Quintero
Periodista, blogger y community manager


¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar