Por qué el gato araña el sofá


evitar gato arañe sofá

“Nunca jamás volveré a comprarme un sofá” Clamas al cielo mirando a tu precioso gato mientras éste ágil y veloz corre a ponerse a salvo debajo de una mesa ante semejantes gritos de desgarro: Por qué el gato araña el sofá

Tu gato tiene todo lo que quiere y más. Piensos de calidad, juguetes, camitas y se tiene que afilar las uñas en la esquina del sofá que te ha costado un dineral, o aunque no te haya costado nada, es tu sofá y solo quieres evitar que el gato arañe el sofá.

Los gatos necesitan afilarse las uñas

Las uñas de los gatos están diseñadas para trepar y agarrar a sus presas. Te resultará muy divertido ver a tu gato tratando de agarrar algo.

Afilarse las uñas forma parte de la conducta natural del gato como lavarse después de comer o los ataques de locura. No puedes reprimir que el gato se afile las uñas pero sí que lo haga en el sofá ¿Sabes por qué los gatos se afilan las uñas? Te lo contamos:

Verás que las uñas de los gatos tienen una forma de media luna que acaba en una punta muy afilada que hay que cortar. Cada uña está rodeada de capas que se van cayendo para dejar paso a una uña nueva. Cuando los gatos se afilan las uñas están eliminando esa capa de uña vieja.

adiestrar a tu gato

Los gatos son animales territoriales. Si hay algo que les gusta tanto como unos mimos y una latita es dejar su olor allá por donde van para que quede claro, clarísimo, que ese es su territorio. Cuando los gatos arañan, tienen en las almohadillas de sus patas unas glándulas que despiden un aroma con el que impregnan el lugar que están rascando.

Verás que estirarse es otro de los rituales de los gatos. Les encanta, estiran sus patas delanteras y traseras. Para estirarse bien, clavar sus uñas en un objeto que haga de agarre es ideal.

Ahora que ya sabes porque el gato araña el sofá, es el momento de contarte cómo evitar que el gato arañe el sofá.

Cómo evitar que el gato araña el sofá

gato arañando sofá

La primera opción son los rascadores para gatos. Pero aquí se puede plantear la primera duda porque hay muchísimos en el mercado. Vertical, horizontal, más grande, más pequeño, dónde colocarlo… Los interrogantes crecen ante la amplia gama de rascadores para gatos al mismo tiempo que las garras de tu querido felino en el sofá se hacen más visibles.

Si tu gato se cuelga del sofá como si fuese un columpio es probable que le guste más un poste vertical. Si prefiere enterrar las uñas, es probable que sea más de una alfombra. Si tienes dudas puedes optar por las dos cosas. Compra un rascador vertical y una alfombra de las que están en la escalera, un felpudo, así no te gastarás mucho dinero y tendrás las 2 opciones cubiertas.

Dónde colocar el rascador para gatos

Coloques el rascador para gatos en la esquina opuesta del salón o en un sitio donde el gato casi ni lo vea. Colócalo cerca o justo al lado del lugar donde le gusta clavar las uñas, será una primera forma de disuadirlo.

entrenar un gato

Ahora llega el momento del entrenamiento que llevará más o menos tiempo dependiendo de lo testarudo que sea tu gato y lo mucho o poco que le guste tu sofá.

Entrenar al gato para evitar que arañe el sofá

Si tienes suerte, tu gato aceptará el nuevo rascador y le dará uso desde el primer día. Si le gusta más, es probable que no vuelva a acercarse al sofá. Lo habitual, es que lleve un poco de entrenamiento.

Cuando veas que tu gato va directamente a por el sofá, en vez de preguntar por qué el gato araña el sofá, redirígelo simplemente hacia el rascador. Esto te hará estar más atento a tu gato de lo habitual pero nadie dijo que fuese fácil.

Si tu gato ama tu sofá y más aún afilarse sus uñas en él, tendrás que pasar al plan más drástico. Forra tu sofá o la zona que le gusta rascar con papel albal y coloca el rascador a su lado. A los gatos, el papel de plata les da grima así que no tendrá otro remedio que fijarse en el rascador y utilizarlo.

Cuando te pille despistado y veas a tu gato con las patas en el sofá y cara de loco, no le pegues. Pégale un grito un ¡No! fuerte y en tono grave, sabrá que no está bien lo que hace. Tendrás que repetirlo, los gatos son tan listos que solo retienen en su memoria las cosas que les interesan y claro, no rascar el sofá no es una de ellas. Así que repetición y paciencia.

gato araña sofá

Los pulverizadores con agua no son una solución. Ni para evitar que el gato arañe el sofá ni para reconducir ningún tipo de comportamiento. Utiliza siempre el refuerzo positivo o pagarás las consecuencias. Con el miedo o estímulos negativos puede que incrementes la conducta negativa del gato o que te tenga miedo.

La desungulación nunca es una opción

La desungulación o extracción de las uñas del gato es una castración terrible para el gato. Es tan negativa que muchos veterinarios se niegan a llevarla a cabo por las consecuencias que tiene en el animal. Extirpar las uñas a un gato supone que tienen que cortar una parte de hueso por lo que requiere de una recuperación muy dolorosa para el animal. Las uñas de los gatos están unidas a los ligamentos de la falange y los tendones.

Arañar forma parte de la naturaleza del gato.

Ya tienes todas las claves para saber cómo evitar que el gato arañe el sofá. Los rascadores para gatos son accesorios casi imprescindibles en los hogares gatunos como puede ser el arenero o los pocitos para la comida.

Lo mejor es enseñarlos desde pequeños, desde el primer día en que el gato llega a casa, aunque una mudanza puede ser un buen momento para empezar desde cero con el sofá.

¿Y tu gato de qué rascador es?; ¿Vertical u horizontal o es de rascarse en el sofá?


Recibe todos los consejos cómodamente en tu correo

¿Qué opinas sobre este artículo?

3 Comentarios en "Por qué el gato araña el sofá"


Anónimo
irene
3 meses 17 días hace

me encantó el consejo. gracias

Anónimo
Siomara
8 meses 9 días hace

Me encantó!! Mi gato aun no araña el sofá, pero si pone cara de loco, y se pega unas carreras por el pasillo, que termina saltando al sofá, algún día pienso que se va a estrellar contra el cristal del balcón.
No puedo subir una foto.

Anónimo
Lu
8 meses 24 días hace

muy interesante, gracias.